Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bouhanni se lleva un sufrido sprint y es el primer líder de la Volta

El ciclista francés Nacer Bouhanni (Cofidis) se ha impuesto este lunes en la primera etapa de la Volta a Catalunya, disputada con salida y final en Calella sobre 175,8 kilómetros, al ganar un sufrido y reñido sprint ante Ben Swift (Sky) después de neutralizar el ataque a falta de 5 kilómetros del compañero de este último Nicolas Roche, con lo que el galo se vestirá el primer maillot de líder de esta 96ª edición de la ronda catalana.
Pese a que Cofidis no trabajó en cabeza del pelotón en prácticamente ningún momento de esta primera etapa, de recorrido 'rompe piernas' para los ciclistas, sí apareció al final para que su líder Bouhanni luchara por este triunfo que ya le vale al francés para dar por buena su presencia en la Volta a Catalunya. Además, se impuso a un Swift que le ganó la partida en la Milán-Sanremo.
Se produjo una escapada en los primeros kilómetros de la etapa que obligó al pelotón a trabajar, de la mano de Movistar, Sky o Tinkoff, para acabar con ella. Formada por Lluís Mas (Caja Rural), Boris Dron (Wanty) y Cameron Meyer (Dimension Data), aguantó hasta que faltaban apenas 45 kilómetros para la meta en Calella pese al esfuerzo final de Dron y Meyer, dando paso a una segunda fuga más peligrosa aunque igualmente neutralizada.
Pero sin duda alguna quien tuvo en sus piernas evitar la llegada final al sprint fue el ciclista irlandés del Team Sky Nicolas Roche, neutralizado a 1,5 kilómetros de la meta y ya dentro de Calella. Su ataque a falta de poco más de 5 kilómetros para meta sorprendió a muchos, pues en principio el Sky trabajaba para Swift, pero dieron libertad a un hombre de prestigio como Roche para intentarlo y dejar en la recámara al británico, finalmente segundo.