Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fallece a los 103 años Gretel Bergmann, la saltadora prohibida por el nazismo

La ex atleta alemana Gretel Bergmann, cuya participación en los Juegos Olímpicos de Berlín 1936 fue prohibida por el nazismo por ser judía, murió a los 103 años en Nueva York, según informó hoy su hijo Gary Lambert a la agencia DPA.
"Hasta hace pocas semanas estaba muy saludable. Tuvo un final en paz, sin ningún dolor", dijo su hijo, quien confirmó así la información aparecida previamente en el diario New York Times. Bergmann murió el martes en su casa de Queens y rodeada de sus seres queridos.
Margaret Gretel Bergmann fue en la década de los 30 una de las mejores saltadoras en salto del mundo y partía como una de las favoritas a subirse al podio en los Juegos Olímpicos de 1936. Un año antes, batió el récord nacional de Alemania con una marca de 1,60 metros.
Sin embargo, en el último momento se le prohibió su participación por ser judía y los nazis la reemplazaron, según se supo décadas después, por un hombre disfrazado de mujer que se hizo llamar Dora Ratjen y que logró el cuarto lugar. Su nombre real era Heinrich Ratjen.
"Hubiera ganado el oro, no había otra posibilidad", afirmó Bergmann el año pasado en diálogo telefónico con DPA. "Nunca, nunca, nunca voy a olvidar lo que hicieron los nazis", señaló entonces.
Prometió no regresar nunca a Alemania, pero lo hizo en 1999 para recibir el premio Georg von Opel, que suele distinguir a atletas que no recibieron su justo reconocimiento. En 2012 ingresó al Salón de la Fama de la Fundación Alemana para la ayuda al Deporte.
Su historia fue llevada a la pantalla. HBO hizo un documental con la actuación de Natalie Portman y su nombre figura desde 2014 en una de las calles aledañas al Estadio Olímpico de Berlín, rebautizada como Gretel Bergmann Weg. Además, su récord de 1,60 metros fue restituido por la federación alemana de atletismo en 2009.