Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Francisco Cubelos: "Llegué casi muriéndome"

Francisco Cubelos se clasifica para la final de K1 1000 metrosReuters

El palista español Francisco Cubelos ha pasado a la final de la modalidad de K-1 1000 metros del piragüismo en aguas tranquilas de los Juegos Olímpicos de Londres, después de quedar en cuarto lugar de la segunda semifinal.

De esta forma, el talaverano se ha clasificado en una carrera en la que parecía que se iba a quedar fuera de la final. En los últimos 250 metros remontó dos posiciones para conseguir la última plaza para la carrera en la que se luchará por los metales. La final será el miércoles a las 10.30 horas.
El kayakista Francisco Cubelos acabó muy fatigado, casi 'muriéndose', para lograr la clasificación para la final del K-1 1.000 de los Juegos de Londres, que se disputará el próximo miércoles en el lago de Eton Dorney, pero con la felicidad reflejada en el rostro de un debutante en la cita olímpica y que dijo que no descarta luchar por las medallas.
Paco Cubelos, apodado 'Loro', piragüista clasificado para Londres 2012, Campeón del Mundo Junior, tercero de Europa Absoluto y perteneciente al club Talavera Talak de Talavera de la Reina (Toledo), según se define en su cuenta de 'twitter', pide beber antes de atender al grupo de periodistas españoles en la zona mixta.
"Estoy sin saliva", se justifica, antes de hacer la valoración de la carrera. "Estoy muy cansado y con muchas ganas de que llegue la final del miércoles para poder darlo todo e intentar luchar por una medalla. Los Juegos son una competición más, aunque es el mayor acontecimiento del mundo, pero los rivales son los de siempre y hay que hacer lo de siempre y esperar que lleguen los resultados", comentó.
Cubelos, nacido en el año olímpico de Barcelona, ya apuntaba maneras mucho después de que su tío, José Ángel Sánchez, le iniciara en el piragüismo y de que cumpliera su ritual cada vez que se sube a la embarcación, por el lado izquierdo del embarcadero, y después humedece el asiento antes de sentarse.
Ahora, con 19 años, se enfrenta a rivales mucho mayores, pero que no les asusta por la osadía de su juventud. Este lunes quedó cuarto en su semifinal, ganada por el alemán Max Hoff y disputándose la plaza con el cubano Jorge Antonio García. "Normalmente suelo correr muy fuerte al final, dejo unos metros y empiezo a subir. Ahora me ha costado mucho, los últimos 100 metros estaban muy movidos, iba muscularmente muy mal y apenas podía palear. He tirado con lo que he podido y he llegado casi muriéndome, pero me metí en la final, que era lo importante", relató.