Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Iñurrategi, Vallejo y Zabalza se preparan para cruzar la Antártida pasando por el Polo Sur

Los montañeros vascos Alberto Iñurrategi, Juan Vallejo y Mikel Zabalza han presentado este viernes los detalles de su inminente nueva aventura, que les llevará a cruzar la Antártida pasando por el Polo Sur, en lo que será la segunda fase de la expedición Naturgas/BBK Transantartika 2011, que la pasada primavera les llevó a Groenlandia.
Los tres aventureros partirán el próximo 11 de noviembre desde Bilbao rumo a Ciudad del Cabo (Sudáfrica) para iniciar este nuevo reto, que coincidirá con el centenario de la llegada de la primera expedición al Polo Sur, la que capitaneó el noruego Roald Amundsen, que alcanzó el extremo austral del planeta el 14 de diciembre de 1911.
"Es hora de poner en práctica todo lo aprendido en Groenlandia. Aquello se planteó como una prueba para la expedición que iniciamos ahora y acabo siendo un gran éxito, una experiencia preciosa que queremos repetir", señaló Iñurrategi en rueda de prensa.
Los tres expedicionarios saben que "las condiciones serán aún más duras" que en su primer reto porque se trata de una travesía "más larga, en condiciones más duras, con terreno y vientos menos favorables, y añadiendo el factor de la escalada". Aun así, esperan aprovechar los conocimientos adquiridos en Groenlandia "sobre la técnica del manejo de cometas, la importancia de la nutrición y de la planificación previa, y también sobre la convivencia".
"Es hora de ver si sabemos desenvolvernos en un medio que, aunque es similar a la montaña, tiene sus peculiaridades", reconocieron los montañeros.
A la travesía se une en esta ocasión las ganas de intentar también alguna escalada. Por este motivo la ruta prevista, que iniciarán el 15 de noviembre) atraviesa la llamada Tierra de la reina Maud, en la que se encuentran las formaciones rocosas más espectaculares de la Antártida.
Desde allí continuarán rumbo al punto situado más al sur del planeta (los 90 grados de latitud), desde donde se dirigirán a la Bahía Hércules, que piensan alcanzar entre 70 y 80 después de haber partido. A continuación, una breve travesía de 40 kilómetros les llevará a Union Glacier, punto desde el que volarán a Punta Arenas (Chile) como primera escala antes de regresar a casa.
Lejos ya el misticismo con que los primeros exploradores emprendieron hace ya un siglo la conquista del Polo Sur, hoy en día el principal reto de cualquier expedición al continente de hielo consiste en ser capaces de realizarla sin ningún tipo de apoyo exterior; es decir, con autosuficiencia. La forma más honorable de recoger el testigo de Amundsen, Scott o Shackleton. Un auténtico desafío cuando se trata de recorrer 3.500 kilómetros sobre hielo.
Así, Iñurrategi, Vallejo y Zabalza se desplazarán en la medida de lo posible empleando la fuerza del viento (gracias tres cometas, de 12, 6,8 y 6 metros) y únicamente dispondrán del avituallamiento que sean capaces de portar en los tres trineos, que, cargados, pesarán unos 170 kilogramos cada uno, lo que implica un importante esfuerzo de planificación.
En los momentos en los que el viento no sea suficiente, los tres montañeros tendrán que arrastrar estos trineos, lo que retrasará notablemente la andadura hasta el punto de poder hacer peligrar la finalización de la ruta. Aunque no han realizado un itinerario preciso, la expedición se ha puesto como fecha límite para finalizar la travesía el 21 de enero.
Alberto Iñurrategi, Juan Vallejo y Mikel Zabalza han conformado un equipo perfectamente compenetrado, para el que Naturgas/BBK Transantartika 2011 constituye el cuarto proyecto conjunto. Tras dos intentos de escalar en estilo alpino el pilar oeste del Makalu y el corredor Hornbein del Everest, malogrados por la climatología adversa, el año pasado lograron abrir una nueva vía en el Broad Peak y encadenar sus tres cimas, también en estilo alpino.
Iñurrategi, Vallejo y Zabalza acumulan cerca de una treintena de 'ochomiles', además de otras muchas ascensiones en los cinco continentes y en las más diversas condiciones de clima y dificultad técnica.