Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Kittel también se impone en la undécima etapa del Tour con susto para Contador

El ciclista alemán Marcel Kittel, del Quick Step-Floors, sigue sin dar tregua en las llegadas y se impuesto también en la undécima etapa del Tour de Francia, disputada este miércoles entre las localidades de Eymet y Pau sobre 203,5 kilómetros, en la que el español Alberto Contador (Trek) tuvo un susto en forma de caída en la antesala de otra jornada montañosa.
El germano demostró una vez más que no tiene rivales en las llegadas al sprint y sumó su quinta victoria parcial, segunda consecutiva y decimocuarta en total en la 'Grande Boucle'. Su tope estaba en las cuatro de 2013 y 2014, a falta de semana y media de carrera, intentará llegar a las seis, con las miras puestas en la última en los Campos Eliseos de París.
Y como sucediera 24 horas antes, Kittel repitió el guión para llevarse el triunfo con mucha autoridad, arrancando con fuerza desde atrás, sin problemas en esta ocasión de quedarse cerrado, para superar al holandés Dylan Groenewegen (Lotto NL) y a un frustrado noruego Edvald Boasson-Hagen (Dimension Data).
El sprint final tuvo suspense, sobre todo por el titánico esfuerzo del polaco Maciej Bodnar, capaz de desagiar hasta los metros finales al gran pelotón, sin piedad para terminar con la aventura que había iniciado al comienzo de la etapa junto al italiano Marco Marcato (UAE) y el belga Frederik Backaert (Wanty Group).
Este trío nunca llegó a tener una ventaja demasiado amplia frente al gran grupo, que controló bien la situación hasta que Bodnar decidió abandonar a sus compañeros a falta de 30 kilómetros. El polaco, buen rodador, rozó la gloria, pero al final le fallaron las fuerzas en las últimas curvas de Pau.
Quick Step-Floors sí apareció más en cabeza en esta ocasión para acabar con la fuga, junto al Dimension Data de Boasson Hagen, el Lotto, de nuevo con un André Greipel que no pudo dar la talla, al igual que Alexander Kristoff con el Katusha.
El italiano Fabio Sabatini se encargó de acabar con la resistencia del extenuado Bodnar y dar el pistoletazo de salida al sprint. Kittel volvió a arrancar por el centro, llevándose consigo a Groenewegen, mientras que por su derecha Boasson Hagen le ganaba la partida a Michael Matthews (Sunweb). El puñetazo en el manillar del noruego certificó otra victoria más del maillot verde de la Regularidad.
Además, del triunfo de Kittel, la jornada también dejó un nuevo susto para Alberto Contador, que parece peleado con la mala suerte en este Tour y que se fue al suelo a falta de 20 kilómetros junto a su compañero Michael Gogl.
El de Pinto únicamente se hizo rasguños y junto con la ayuda de Jarlinson Pantano no tuvo excesivos problemas para volver a la disciplina del pelotón, aunque habrá que ver si el golpe le afecta para la primera batalla en Pirineos.
La duodécima etapa partirá de Pau y tras 214 kilómetros terminará en alto, en Peyragudes, de apenas dos kilómetros y medio y de segunda categoría, pero situado a continuación del Peyrosourde, de primera. Antes de ambos estará el Port de Bâles, de categoría especial, punto más duro de un día con otros tres puertos más.