Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Miguel Ángel López: "Estos puestos no los regalan"

El marchador murciano compensa con una quinta plaza su metódico trabajo del último año El marchador español Miguel Ángel López era pura felicidad por el quinto puesto, diploma olímpico, en la final de los 20 kilómetros marcha de los Juegos de Londres, disputada por los alrededores de The Mall, y señaló que esta plaza era la recompensa a los últimos meses de trabajo, en los que ha permanecido varias semanas concentrado en altura.
El marchador murciano compensa con una quinta plaza su metódico trabajo del último año
El marchador español Miguel Ángel López era pura felicidad por el quinto puesto, diploma olímpico, en la final de los 20 kilómetros marcha de los Juegos de Londres, disputada por los alrededores de The Mall, y señaló que esta plaza era la recompensa a los últimos meses de trabajo, en los que ha permanecido varias semanas concentrado en altura.
"La marca es impresionante, porque bajar de 1.20 es increíble, pero el puesto es lo que más feliz me hace", apuntaba Miguel Ángel López, aún con la respiración entrecortada pocos minutos después de cruzar la meta en 1 hora, 19 minutos y 49 segundos, con lo que rebajaba su mejor marca personal (1:20.59) en algo más de un minuto.
López explicaba que su papel olímpico no había sido fruto de la casualidad, ni de las descalificaciones o los hundimientos, como el del gran favorito, el ruso Valeriy Borchin. "He trabajado mucho y esto ha sido la recompensa al esfuerzo. La marca era una incógnita por cómo iba a ser la carrera, pero el puesto no lo esperaba porque ha sido una carrera rápida, con muchos cambios de ritmo, había gente fuerte. Gente que este año iba muy fuerte se ha quedado por detrás", comentó.
El pupilo de José Antonio Carrillo confesó que se vio muy bien desde los primeros kilómetros. Fue controlando hasta el kilómetro 10, refugiado en el grupo, porque sabía que la carrera se iba a decidir en los segundos diez kilómetros. "He llegado con fuerza a los últimos diez. En el doce se ha dado un cambio muy fuerte, lo he aguantado muy bien y luego se ha vuelto a frenar hasta el 15. Luego, el cambio definitivo. Mi idea era luchar por los diez primeros y he tenido con la descalificación de algún atleta por delante al final", indicó.
De la humedad no se quejaba López porque, incluso, el viento soplaba fresco. "¿El podio? Siempre piensas en si descalifican a uno, pero me conformaba con el quinto puesto, es impresionante y estoy superfeliz es increible lo que he hecho hoy", dijo el marchardor del UCAM Athleo Cieza, de Murcia, decimoséptimo en el Mundial de Daegu, el pasado año.
"Sabía que valía más y me he preparado más este año. Este último mes me he concentrado en altura y ésta es la recompensa al trabajo de estos últimos meses. Estos puestos no los regalan y si no hay trabajo es imposible", aseguró López, mucho tiempo antes de que su compañero Álvaro Martín hubiera pasado por ese mismo punto si querer hablar, desconsolado por no poder acabar la prueba en su debut olímpico.