Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

(Previa) España acude a Budapest con la intención de olvidar el sinsabor de Kazán

El waterpolo español se lanza al agua en los Campeonatos Mundiales de natación de Budapest, este domingo, con el debut de la selección femenina, de la mano de Miki Oca, y los hombres, dirigidos por David Martín, tendrán que esperar hasta este lunes.
La selección femenina peleará para alzarse con la medalla de oro en un Mundial que es totalmente impredecible, ya que en las dos últimas ediciones, las tres selecciones finalistas fueron completamente diferentes al anterior y la final de 2011 la disputaron países que no consiguieron medalla en 2009.
España acude a Budapest con la misma base con la que consiguió proclamarse campeona del mundo en 2013 y con la presencia de ocho jugadoras de uno de los mejores equipos de Europa, el CN Sabadell, que cuenta en su palmarés con siete ligas consecutivas y cuatro Copas de Europa. Aunque las 'guerreras' del agua cuentan con la sensible baja de la boya Maica García, que renunció a acudir a los Mundiales para tomarse un descanso.
Las novedades en el equipo de Miki Oca son cuatro: Anna Gual, Helena Lloret, Sandra Domene y Paula Crespí, mientras que Roser Tarrago y Laura López no estarán en la capital húngara.
Para poder optar a las medallas, las españolas deberán superar en primera instancia el grupo en el que han sido encuadradas. Tendrán que enfrentarse a Nueva Zelanda, a Sudáfrica y a la selección más temida por todos, Estados Unidos, actual campeona del mundo y de los dos últimos Juegos Olímpicos (Río y Londres). Las pupilas de Oca buscarán la 'revancha' contra las americanas, ya que fueron éstas las que les impidieron coronarse en la capital británica hace ahora cinco años.
Por su parte, la selección masculina, aterriza en Budapest con el nuevo proyecto del técnico David Martín, que llegó en diciembre de 2016 y ha formado el combinado español en base al CN Atlètic Barceloneta (campeón de las últimas 12 ligas), seleccionando a siete de los jugadores del club catalán y ha incluido a seis nombres nuevos respecto a los Juegos de Río.
La selección masculina no gana un Mundial desde que aquella magnífica selección liderada por Manel Estiarte y construida alrededor de éste y de otros cuatro jugadores (Jesús Rollán, Jordi Sans, Pedro García y Salvador Gómez), lo hiciera por dos veces consecutivas en 1998 y en 2001 y que tantos triunfos dieron a España en este deporte.
Los españoles afrontan este Mundial con las ganas de olvidar el fracaso de no clasificarse para disputar el anterior Mundial de 2015, o los séptimos puestos que consiguieron en los Juegos Olímpicos de Río 2016 y de Londres 2012. En el grupo, los dirigidos por Martín, que sustituye a Gabi Hernández, tendrán que enfrentarse a la todopoderosa Serbia, actual campeona del mundo y oro en los Juegos de Río.
Las chicas debutarán contra Nueva Zelanda este domingo a las 12:10 horas, mientras que los chicos harán su estreno este lunes frente a Grecia a las 13:30 horas.