Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Río de Janeiro reconoce dificultades para sanear la bahía de Guanabara para 2016

El gobierno estatal de Río de Janeiro admitió este jueves que tendrá que redoblar sus esfuerzos para garantizar las condiciones de limpieza de la bahía de Guanabara para la realización de las pruebas de vela de los Juegos Olímpicos del 2016.
"Limpiar la basura en la bahía de Guanabara es como arar en el desierto. Pero es nuestro deber", dijo el subsecretario de Medio Ambiente del Estado de Río de Janeiro, Carlos Portinho, quien asumió el cargo esta semana y será la persona al frente del problema.
Ambientalistas y navegantes advirtieron que será difícil sanear a tiempo la sede olímpica debido a la situación actual, ya que la basura se acumula tanto en las aguas como en los márgenes de la bahía. La sede recibirá en agosto el primer evento oficial de prueba de los Juegos.
Entre las medidas previstas está el lanzamiento de licitaciones para más de siete "ecobarcos", que recogen residuos sólidos de la superficie del agua, y nuevas barreras ecológicas que retienen la basura en la desembocadura de los ríos.
Sin embargo, según Portinho, que recorrió parte del trayecto de las pruebas de vela en la mañana del jueves, esas medidas son paliativas e incapaces de resolver el problema de la contaminación si los municipios cercanos a la bahía no se involucran en el saneamiento de sus redes de desagüe.
"Los municipios que están en las costas de la bahía de Guanabara dicen que no tienen responsabilidades por la basura que es arrojada en la bahía", afirmó el subsecretario.
Cuando presentó su candidatura olímpica, Río de Janeiro se comprometió a sanear el 80 por ciento de la bahía antes de los Juegos. Solamente se ha logrado cumplir con la mitad de esa meta pese a los esfuerzos, dijo el coordinador del programa estatal de saneamiento de la bahía de Guanabara, Gelson Serva.
"Es un trabajo enorme en todas las áreas. Las obras de infraestructura no se resuelven de la noche a la mañana (...) es mucho trabajo de urbanización, movilización de personas", remarcó Serva.
La contaminación de la bahía de Guanabara se suma a otros problemas que afrontan los organizadores de los Juegos, incluyendo la falta de un presupuesto completo, obras atrasadas y una huelga de trabajadores en el Parque Olímpico. El jueves, el COI anunció que va a adoptar una serie de medidas para acelerar los preparativos olímpicos, entre ellas una presencia más fuerte en Río para controlar la organización de los Juegos.