Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La lentitud de Río para preparar los Juegos de 2016 influyó en elegir a Tokio, según vicepresidente del COI

Los crecientes temores sobre el lento progreso de Río de Janeiro en las obras para albergar los Juegos Olímpicos del 2016 habrían sido decisivos en la adjudicación a Tokio de los Juegos de 2020, superando a Estambul y Madrid, según dijo este martes a Reuters el recientemente elegido vicepresidente del Comité Olímpico Internacional (COI), John Coates.
Aunque Coates reconoció que era "sólo una cuestión de tiempo" antes de que un país musulmán reciba el mayor espectáculo deportivo por primera vez, agregó que los temores ante el lento progreso de Río podrían haber ayudado a que la balanza se inclinara a favor de Tokio.
"No hay duda al respecto. Todas las ciudades candidatas tenían algunos problemas. Temas económicos, fundamentales en España, problemas en Turquía unos meses atrás y lo que está pasando en la frontera (con Siria) ahora, y Fukushima en Tokio", dijo Coates en una entrevista.
"Al final del día, Tokio fue la mejor apuesta técnica. Era la mejor oferta para los atletas, las sedes eran las más próximas a la villa, funcionará muy bien y no había problemas de dinero", aseguró.
"Pero en el fondo de las mentes de algunos (miembros del COI), estoy seguro, está el hecho de que hemos tenido dificultades para lidiar con Río por lo que asegurémonos con el próximo", indicó.
Poco después de que fue elegido sin un opositor como vicepresidente del COI, Coates dijo que Río tomaba forma de unos Juegos difíciles y que esperaba enfrentarse a un caos.
"Estuvimos allí la semana pasada y se están tomando acciones. El Gobierno está respaldando, quieren que esto funcione, simplemente tiene que haber un poco más de cooperación", señaló. "No es un tema de dinero, es simplemente cuestión de mejor integración y coordinación entre el Gobierno y el comité organizador", precisó.
Coates describió los preparativos de Río como más retrasados que los de Atenas, con presupuestos creciendo por encima de lo planeado y retrasos en las construcciones que hicieron que el COI advirtiera a los organizadores sobre el ritmo de las obras. "Esto es un poco más (una crisis) en comparación con Atenas", sostuvo Coates.
El dirigente australiano dijo que teme que algunas sedes en Río no estén listas para las pruebas y que los deportistas tengan que vivir fuera de la Villa Olímpica porque las sedes quedan muy lejos.
"En Río, los problemas son en la construcción. No solamente en las sedes, algunas de las cuales podrían no estar listas, el transporte, esas cosas. Va a ser muy difícil para algunos deportistas que tienen que viajar mucho desde la Villa", agregó.