Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rudisha: "He esperado este momento por mucho tiempo"

El atleta keniata David Rudisha llevaba "mucho tiempo esperando" a batir el récord mundial de los 800 metros, hazaña que consiguió este jueves en los Juegos de Londres, la cual se tradujo en una medalla de oro que le dejó "muy feliz".
Con los 80.000 espectadores del estadio Olímpico alentándolo, el campeón mundial de 23 años completó el recorrido en 1 minuto y 40,91 segundos para batir la marca de 1.41,01 que él mismo había impuesto en el 2010 en Italia.
"No tenía dudas de que iba a ganar, pero esperaba las condiciones perfectas para batir el récord", dijo Rudisha. "Estoy feliz. He esperado este momento por mucho tiempo. Venir aquí y lograr un récord mundial es increíble", agregó.
Todos los competidores de la final a excepción de uno lograron mejorar sus respectivas marcas personales y el tiempo del británico Andrew Osagie, quien terminó último, habría sido suficiente para obtener el oro en los últimos tres Juegos Olímpicos.
Rudisha, el último de los participantes en alistarse para la prueba, asumió el liderato cerca de la mitad del recorrido, en la primera recta. A partir de allí, solo fue una carrera contra el reloj. El keniata aceleró tras la campana y llegó a la recta final con 10 metros de ventaja sobre el joven Amos, y con suficiente energía como para batir su plusmarca mundial.
Apodado "Orgullo de África" tras haber ganado el título mundial juvenil en el 2006, Rudisha se perdió los Juegos de Pekín por lesión y tampoco pudo destacarse en el Mundial del 2009. Al año siguiente, Rudisha arrasó con el récord mundial que pertenecía a Wilson Kipketer desde hacía 13 años y volvió a mejorarlo una semana después. Terminó aquella temporada invicto en 34 competiciones.
Rudisha siguió los pasos de su padre Daniel -quien ganó la plata en la posta de los 4x400 metros en México 1968- como medallista olímpico, pero es el primer campeón de su tribu masai. Nijel Amos de Botswana conquistó la presea de plata con marca de 1.41,73 y el keniano Timothy Kitum se quedó con el bronce al cruzar la meta en 1.42,53.