Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Valero Rivera está "contento" por el "muy buen" juego, pero "triste" por la lesión de Sarmiento

El seleccionador español de balonmano masculino, Valero Rivera, se mostró este sábado "contento" por la actuación de su equipo tras la victoria ante Hungría (22-33) en el encuentro clasificatorio de los Juegos de Londres, tras un "muy buen juego", pero aseguró, a la vez, estar "muy triste" por la lesión del central Daniel Sarmiento, quien podría haber concluido su participación en la cita si se confirma la rotura del abductor izquierdo.
En declaraciones en la zona mixta, Rivera reivindicó que el combinado ha "estado muy bien", tanto en defensa, como en ataque, especialmente en los últimos tres cuartos del partido. Una de las claves estuvieron en los minutos en los que el ex barcelonista Laszlo Nagy no estuvo en la pista, si bien el entrenador destacó que en la segunda mitad, "incluso con él, se ha estado muy bien". "Ha habido un trabajo defensivo excelente", declaró.
Junto a éste, el portero Arpad Sterbik, que al inicio de la fase tuvo problemas físicos que impidieron su participación, "ayudó mucho", según el zaragozano, que valoró la actuación del zaguero, al igual que la del pivote, Julen Aguinagalde, máximo anotador del encuentro con nueve tantos. "Hoy hemos dado una muy buena lección de cómo se trabaja con el pivote, cuando al pivote le dejan trabajar y cuando es el mejor pivote del mundo, como es Julen", declaró.
Así, pese a la superioridad del juego en la segunda mitad, en la que el cómputo favorable a España fue de 17 a 9, frente al más igualado 16 a 13 de la segunda, Rivera consideró que, en general, el equipo no sufrió: "Pocos problemas hemos tenido, en la primera parte ha costado más, pero hay que pensar lo que había delante: hay que pensar en los nombres, en la calidad de los jugadores y eso hay que valorarlo muchísimo".
FACTOR SUERTE
"Hemos estado muy bien, pero no somos máquinas", advirtió, para mostrarse "muy contento del partido", aunque con un pero: "Estoy muy triste por la lesión de Dani, que es una pena y que demuestra que no tenemos ese punto de suerte que hace falta tener para estar arriba en todo momento". Aun así, evitó confirmar que había rotura. "Prefiero que lo diga el doctor", justificó.
Igualmente, y a pesar de contar con la clasificación en el bolsillo, Rivera rechazó también especular sobre quién será el rival que le corresponda en cuartos, puesto que aún resta un último partido de la fase preliminar contra Croacia. "Yo quiero pensar en Croacia, luego veremos a ver quién nos toca y ya veremos si somos capaces de ganarles", concluyó con la frustración de un notable partido en el que el combinado hubo de pagar un alto precio: "Ahora estoy mal, porque hemos jugado muy bien, pero no puedo estar feliz porque se ha lesionado Dani".
VIRAN MORROS
El jugador Viran Morros, por su parte, coincidió en que "el equipo está haciendo las cosas bien". "La primera parte nos ha costado más, la segunda hemos salido muy, muy bien en defensa, Arpad también ha parado mucho y eso se ha notado", resumió acerca del partido de este sábado, dentro una "clave" para España. "Se trata de defender, contraatacar y, sobre todo, que somos un grupo y jugar en equipo que es lo que sabemos", añadió.
Respecto al próximo encuentro, advirtió de la dificultad que supone Croacia: "Tienen un equipazo y si queremos ganar tenemos que hacer un partido perfecto. Sabemos que ellos van muy bien, muy finos, muy fuertes, pero nosotros estamos haciendo muy bien las cosas y tenemos que seguir en esta línea".
Sobre la posibilidad de dar en cuartos con la temible Francia, una de las favoritas a ganar el oro, junto a Dinamarca, que ya derrotó a España en estos Juegos, asumió que "parece que con la derrota --de los galos-- este sábado, igual toca". "Ya veremos qué pasa", concluyó.