Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los 28 piden condicionar el apoyo público a grandes eventos a que se persigan el dopaje y los amaños

Los Veintiocho se han comprometido este martes a impulsar una una mayor transparencia en todas las fases de la organización de grandes eventos deportivos así como a tener en cuenta principios básicos como el cumplimiento de los derechos básicos y a la persecución del dopaje y los amaños a la hora de prestar apoyo público a estas competiciones.
En este sentido, los socios comunitarios se han comprometido a usar principios "transparentes y relevantes" como base para prestar apoyo público a eventos deportivos, en cuestiones como los derechos humanos, los derechos de la infancia y de los trabajadores y la igualdad de género, así como la prevención de todas las formas discriminación y amenazas a la integridad del deporte, como el dopaje, el amaño de resultados y la violencia.
En las conclusiones adoptadas este martes por el Consejo de la UE, los Estados miembros reclaman, además, garantizar unos procedimientos "transparentes y democráticos" en todas las etapas, desde la asignación de las sedes, la organización y la evaluación posterior a la finalización de la competición en cuestión.
De la misma forma, los socios comunitarios han pedido especial atención a el desarrollo de auditorías y evaluaciones independientes y a la elaboración análisis "fiables" de los costes y los beneficios previos a la asignación de las sedes.
Además, los Estados miembros han resaltado la necesidad de identificar y desarrollar modelos de cooperación público-privada y del intercambio de buenas prácticas, que pueda ser utilizado por otros países y autoridades locales al asociarse para albergar grandes competiciones, con especial atención a los eventos que tienen lugar en varios países, regiones o ciudades.
Con respecto a esto, los Veintiocho han pedido a la Comisión Europea que lance un estudio sobre la organización de competiciones deportivas de gran envergadura en varios países o regiones europeas, de tal forma que identifique los posibles obstáculos administrativos o legales a nivel nacional y comunitario, así como el impacto que podrían tener estos eventos.
Asimismo, ha reclamado al Ejecutivo comunitario que apoye proyectos transnacionales y, cuando sea relevante, investigaciones independientes sobre buena gobernanza en estos eventos, incluyendo aspectos de sostenibilidad y patrimonio.
Por último, han animado a Bruselas a compartir y publicar estas buenas prácticas y experiencias, asó como a facilitar la transferencia de conocimiento entre los Estados miembros y el movimiento deportivo sobre integridad y transparencia en grandes competiciones.