Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

(Ampl.) PSA Vigo propone un equipo de fin de semana que puede crear 1.550 empleos

Acepta las peticiones sindicales de adelantar la salida de veteranos y mantener las condiciones a los que se vayan con derecho de reingreso
La dirección de la planta de PSA Peugeot Citroën en Vigo ha planteado como medidas de flexibilidad para responder a posibles necesidades futuras por la industrialización de nuevos modelos hacer "deslizante" una de las tres semanas de vacaciones de verano y crear un equipo de trabajo de turno de noche en fines de semana, que podría llegar a generar 1.550 empleos.
Así ha trascendido tras celebrarse este viernes la tercera reunión de la mesa negociadora entre la dirección de la factoría viguesa y representantes de los trabajadores, por la que se busca la adopción de medidas asociadas a la candidatura de la planta para optar a un nuevo modelo de vehículo. La próxima reunión de la mesa se celebrará el lunes.
Fuentes de la empresa han comunicado a Europa Press que las medidas de flexibilidad propuestas este viernes "preparan al centro para afrontar el crecimiento, si se produce, cuando se industrialicen nuevos modelos". Se trata de medidas que lo que buscan es "reforzar la posición" de la factoría viguesa para que sea más competitiva y pueda luchar por adjudicarse un nuevo modelo.
De esta forma, aunque la previsión para los 2 próximos años es que pueda haber una producción "más desfavorable" --de ahí los Expedientes de Regulación de Empleo extintivo y temporales planteados--, PSA en Vigo expone estas medidas para "mejorar la capacidad de flexibilidad y apertura" de la fábrica para estar "bien preparados" para afrontar la producción de nuevos vehículos.
Así, ha propuesto para cuando haya un crecimiento en la producción ordenar las tres semanas de vacaciones en verano de forma que una de ellas se convierta en "deslizante" y sea disfrutada por los trabajadores entre los meses de junio y septiembre. Con ello se busca tener "capacidad de reacción" ante demandas de producción en el periodo estival, pasando de las tres semanas actuales de cierre de la fábrica en agosto a dos.
A mayores, se ha planteado crear un nuevo equipo de trabajo, para turno de noche en fines de semana, que trabajaría 12 horas sábados y domingos y serviría para "complementar la actividad del turno de noche" entre semana. La empresa ha reparado en "el potencial generador de empleo de este equipo", que fuentes sindicales han cifrado en el escenario más favorable en un máximo de "entre 1.550 y 1.600" trabajadores si fuese en los dos sistemas de producción.
Actualmente el turno de noche de lunes a viernes en el sistema uno da empleo a 900 personas con una cadencia de 55 vehículos por hora, y el turno de día de lunes a viernes en el sistema dos --este sistema no dispone en estos momentos de turno nocturno entre semana-- tiene 650 empleados con una cadencia de 35 vehículos.
REACCIÓN SINDICAL
El representante de UGT, Rubén Pérez, ha llamado a ser "cautos" ante estas medidas para "no generar falsas expectativas", puesto que ha asegurado que "no se descarta ni se asegura" que vayan a llevarse a cabo ni se especifica cuándo podría ocurrir, ya que estos mecanismos se podrían en marcha sólo "si fuesen necesarios" en escenarios de alto volumen de producción.
Pérez ha valorado, en declaraciones a Europa Press, que estas propuestas van en "la buena dirección" para que Vigo pueda mantenerse y dar respuesta a la acogida de nuevos modelos y ha avanzado que UGT no se opondrá a una mayor apertura del centro y le "agrada" la creación del nuevo turno. "La empresa ha entendido que las medidas tenían que venir acompañadas de empleo", ha remarcado.
El portavoz de CC.OO., Santiago García, también ha hecho hincapié en que estas medidas se pondrían en marcha únicamente una vez aplicados los mecanismos actuales de flexibilidad --turnos variables, sábados de velada y domingos noche-- y siempre que el alto volumen productivo tuviera continuidad.
Sobre la creación del nuevo turno --que sería ya el cuarto tras el de mañanas, tardes y noches-- ha considerado que es "positiva" porque la mayor apertura "no recaería sobre la plantilla actual, porque conlleva creación empleo y porque se elimina el trabajo de domingos para el actual turno de noche". No obstante, ha rechazado "frontalmente" el cambio en vacaciones porque entiende que el esfuerzo recae sobre los trabajadores, por lo que ha emplazado a la empresa a que lo replantee.
Vítor Mariño, de la CUT, ha pedido "clarificar" si estas iniciativas son para aplicar desde este momento o desde el año 2018 y ha criticado que la creación del turno de fines de semana esté supeditada a que el alto volumen de producción se mantenga en el tiempo, ya que entiende que la empresa podría usar esta propuesta para ampliar de 8 a 12 la jornada de los trabajadores actuales del turno de noche en sábados, domingos y festivos.
Así, ha trasladado a Europa Press sus "reticencias" ante esta medida hasta que estas cuestiones no sean matizadas y se reflejen en el papel. "Hasta ahora las incidencias de producción se afrontaron con el mismo personal. Si hay volumen, que se cree un turno de fin de semana y no se cargue sobre los mismos trabajadores todo el peso de la producción", ha insistido.
REGULACIONES DE EMPLEO
En las anteriores reuniones, la dirección planteó a los representantes sindicales tres Expedientes de Regulación de Empleo (ERE) para aplicar hasta el próximo 2018: Uno extintivo voluntario para hasta 400 empleados; y dos temporales, siendo uno suspensivo con una duración de 20 días (10 por año) para hasta 510 trabajadores con saldo negativo en la bolsa de horas y otro suspensivo rotatorio para hasta 158 miembros del personal mensual estructural (no ligado a la producción).
De estos expedientes, el ERE extintivo propuesto presenta tres modalidades: Para veteranos --lo que responde a una petición que persiguen los sindicatos desde hace años y que llegará a hasta unos 180 empleados--, para menores de 50 años que decidan extinguir su contrato definitivamente y para menores de 50 años que quieran marcharse con derecho preferente de reingreso --a partir de los 30 meses desde la fecha de baja--.
La empresa, en respuesta a peticiones de los sindicatos, ha trasladado en el encuentro de este viernes que si se firma el nuevo acuerdo en los próximos días empezará los trámites para iniciar las extinciones de personal veterano de talleres al amparo del ERE extintivo del pasado año, del que todavía quedaban bajas posibles.
Igualmente, y en cuanto a la modalidad de ERE de extinción con derecho preferente de reingreso, la dirección ha confirmado que en el caso de aquellas personas que se acojan a esta baja su reingreso en la fábrica se produciría en las mismas condiciones que a su salida, tanto en el tipo de contrato, como en la categoría profesional, el salario y la antigüedad.
Al margen del ERE extintivo, la empresa ha ofrecido la posibilidad de que los trabajadores puedan trasladarse voluntariamente a otros centros del grupo donde existan vacantes. Además, el miércoles se especificaron las indemnizaciones a los trabajadores afectados, ante las que los sindicatos, que reclaman adelantar la salida de los veteranos a este año, han pedido "un esfuerzo mayor" en incentivos económicos.