Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bruselas reitera que los afectados por el caso Volkswagen deben ser compensados igual que en EEUU

La Comisión Europea ha reiterado este jueves al grupo automovilístico alemán Volkswagen que los consumidores europeos afectados por la manipulación de emisiones contaminantes deberían tener acceso a una compensación similar a la de los clientes de Estados Unidos.
La responsable de Mercado Interior, Industria, Emprendimiento y Pymes, Elzbieta Bienkowska, se ha reunido este jueves con el consejero delegado de la firma, Matthias Müller, en un encuentro en el que ha reiterado la necesidad de llegar "al fondo del asunto" para "evaluar completamente" el impacto medioambiental y sanitario.
"La comisaria Bienkowska ha invitado al grupo de nueva a reflejar de la forma adecuada los modos para compensar a los consumidores. Repitió su idea clara de que los consumidores europeos deberían ser tratados de la misma forma que los de Estados Unidos", reza un comunicado del Ejecutivo comunitario.
En el país norteamericano, el grupo alemán ha prometido una compensación de 1.000 dólares a cada uno de los clientes afectados por el escándalo de manipulación.
De la misma forma, la comisaria ha subrayado durante el encuentro la "urgencia" de compartir todos los detalles sobre las desviaciones observadas en las emisiones de dióxido de carbono (CO2) y los datos reales de consumo.
Por su parte, el CEO de Volkswagen se ha comprometido a compartir "sin retraso" toda la información técnica necesaria para que el Ejecutivo comunitario analice si las medidas correctivas planeadas son efectivas.
A su vez, el ministro de Energía y Acción Climática, Miguel Arias Cañete, se ha reunido con representantes de la Asociación Europea de Fabricantes de Automóviles (ACEA en sus siglas en inglés), como parte de los contactos que ha iniciado en vista la comunicación sobre la descarbonización del transporte que el Ejecutivo comunitario tiene previsto presentar antes del verano.