Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

EEUU demanda a Volkswagen por "engañar" a los consumidores con su campaña de publicidad de "diésel limpio"

La Comisión Federal de Comercio (FTC) estadounidense ha denunciado al fabricante alemán de automóviles Volkswagen al considerar que "engañó" a los consumidores con su campaña de publicidad de "diésel limpio" de sus vehículos entre los años 2008 y 2015.
En un comunicado, la Comisión Federal de Comercio ha explicado que su objetivo es que la firma alemana indemnice a los consumidores estadounidenses que adquirieron estos vehículos supuestamente "limpios", que sin embargo contaban con dispositivos que falseaban la emisión de gases contaminantes.
"Durante este periodo de siete años, Volskwagen engañó a los consumidores vendiendo o alquilando más de 55.000 vehículos diésel basándose en reclamos falsos" que aseguraban que los coches eran poco contaminantes y cuidadosos con el medio ambiente, ha afirmado la FTC.
En este sentido, el organismo estadounidense ha acusado al fabricante alemán de realizar una campaña de marketing de "alto perfil" que incluyó anuncios en la Super Bowl y campañas a través de las redes sociales.
El precio medio de los coches afectados asciende a 28.000 dólares (25.000 euros), entre un precio mínimo de 22.000 dólares (19.600 euros) del modelo menos caro de Volkswagen a los 125.000 dólares (111.500 euros) que habría costado el modelo de Audi más costoso, según datos de la FTC.
La presidenta de la FTC, Edith Ramirez, ha criticado que "durante años los anuncios de Volkswagen pregonaron los coches "limpios de diésel" de la compañía, pese a que ahora parece que manipuló los automóviles con dispositivos diseñados para engañar a los test de emisiones".
"Nuestra demanda busca compensar a los consumidores que compraron coches afectados basándose en las prácticas engañosas e injustas de Volkswagen", ha subrayado Ramirez.