Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Michelin dice que sus plantas españolas son "una prueba" de que se puede fabricar en Europa

La empresa invertirá unos 140 millones en su actividad española en 2016
El presidente del fabricante francés de neumáticos Michelin, Jean-Dominique Senard, ha asegurado que las plantas de producción que mantiene el grupo en España (Lasarte, Vitoria, Valladolid y Aranda de Duero) representan una prueba de que se puede fabricar en Europa y en España.
En un encuentro con prensa española tras la presentación de unos resultados anuales "históricos", Senard apuntó que España "es una prueba fehaciente" de que la industria tiene que seguir en Europa y resaltó la "calidad del diálogo social" que existe entre los trabajadores y la dirección de la compañía.
El directivo subrayó que dicho diálogo social ha permitido que las factorías nacionales de Michelin estén bien posicionadas en el conjunto del grupo y que puedan seguir produciendo de cara al futuro, gracias a su competitividad y a la calidad de los procesos de fabricación y de los neumáticos que produce.
"La plantilla que mantenemos en España, formada por unas 7.600 personas, está muy comprometida", añadió, al tiempo que destacó que los productos fabricados en las factorías nacionales se exportan tanto a países de Europa como a otras regiones.
15% DE LA PRODUCCIÓN MUNDIAL.
Por otro lado, el presidente de la firma francesa resaltó que las cuatro factorías españolas (a la que se suma un centro técnico en Almería) copan aproximadamente el 15% de la fabricación mundial del grupo, mientras que en Francia se concentra el 10% del total.
Así, Michelin fabricó 3,2 millones de toneladas de neumáticos en 2015 en todo el mundo, mientras que en España existe una capacidad instalada de 450.000 toneladas al año, con una saturación en la actualidad de las instalaciones de entre el 80% y el 85%.
Senard destacó que en las plantas de España se montan casi todos los tipos de neumático, tanto para turismos, como para camiones, así como para motos o maquinaría agrícola o industrial, entre otros y subrayó la calidad de los mismos, tanto "intrínseca como a lo largo del tiempo".
"Existe un vínculo con España desde hace décadas, pero no sólo desde el punto de vista industrial, sino que existe afecto y pensamos seguir mantenimiento durante mucho tiempo esta relación", añadió, al tiempo que resaltó el alto nivel de competitividad de dichos centros en el conjunto del grupo en todo el mundo.
UNOS 140 MILLONES EN 2016.
Por otro lado, el máximo responsable de Michelin añadió que la corporación realizó inversiones por importe de unos 1.600 millones de euros durante 2015 y afirmó que, de este total, 138 millones de euros se destinaron a sus instalaciones en España. Esta cifra se mantendrá durante 2016 y en los años próximos, según Senard.
El presidente de Michelin apuntó que las inversiones en España están en línea con el peso del país sobre el conjunto del grupo y subrayó que se orientarán a mejorar la competitividad, incorporar nuevos productos y a aumentar la capacidad. En el resto del mundo, la empresa seguirá abriendo plantas en regiones en las que necesiten producción local, aunque de una forma más moderada de lo que se ha hecho en los últimos cuatro años.
"La prioridad es seguir repartiendo la capacidad en todo el mundo. Las inversiones van a aumentar la capacidad, pero no hay idea de nuevas plantas en Europa o en España, ya que se podría generar una distorsión y una sobrecapacidad productiva", apuntó.
Por otro lado, el directivo se refirió a la situación política por la que atraviesa España en la actualidad y resaltó que su empresa siempre ha mantenido buenas relaciones tanto con las autoridades locales como con las nacionales. No obstante, manifestó su deseo de que se encuentre una solución "cuanto antes", puesto que la incertidumbre "no es buena" ni para la economía ni para la industria.