Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Volkswagen invertirá 1.000 millones y creará unos 450 empleos en Landaben (Navarra) hasta 2019

El consorcio automovilístico alemán Volkswagen invertirá 1.000 millones de euros entre 2015 y 2019 en su planta de Landaben (Navarra) en la fabricación de la próxima generación del Polo y de un nuevo modelo con el que compartirá plataforma, según informó la empresa durante el acto de celebración del 50 aniversario de esta instalación.
La multinacional alemana señaló que este montante económico permitirá aumentar la plantilla del centro de Landaben en dicho período en torno a un 10%, respecto a las 4.500 personas que emplea en la actualidad, por lo que se añadirían alrededor de 450 nuevos puestos de trabajo directos en dicho período.
Al mismo tiempo, la corporación apuntó que esta inversión aumentará hasta 350.000 unidades anuales los volúmenes de fabricación de la factoría navarra, en función de la evolución de la demanda, en comparación con las casi 300.000 unidades ensambladas en 2015.
Así, la nueva generación del Polo, la sexta, se empezará a fabricar en esta instalación productiva a principios del año próximo, mientras que el segundo modelo, que será de la misma familia del Polo, con el que compartirá la nueva plataforma modular MQB-0, saldrá por primera vez de la línea de ensamblaje de Landaben en 2018.
Este anuncio lo realizó el vicepresidente mundial de Compras del consorcio Volkswagen, Francisco Javier García Sanz, durante una visita a la factoría en la que también participaron Sus Majestades los Reyes, don Felipe y doña Letizia, así como la ministra de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente en funciones, Isabel García Tejerina, y la presidenta del Gobierno de Navarra, Uxue Barkos.
El directivo español del consorcio, durante su discurso, resaltó la importancia que tienen tanto la factoría como España para el grupo alemán y apuntó que la empresa seguirá creando empleo en esta instalación. "España es un país clave en la estrategia del grupo Volkswagen", añadió, al tiempo que indicó que esta nueva carga de trabajo servirá para garantizar el futuro de la factoría.
En este sentido, García Sanz destacó el gran esfuerzo conjunto que han hecho tanto los trabajadores, como la dirección del centro y las administraciones para lograr esta inversión y la producción de un segundo modelo. "Hemos remado todos en la misma dirección", explicó.
Por su parte, don Felipe agradeció la confianza del grupo en España y subrayó que este compromiso se debe a la excelencia de los trabajadores, a la fortaleza del tejido productivo, al buen clima laboral de diálogo entre empleados y directivos y a la colaboración "fructífera" con las administraciones públicas.
El centro de Navarra ha fabricado hasta la fecha más de 7,5 millones de unidades, de las que más de siete millones corresponden a cuatro generaciones del modelo Volkswagen Polo, que se empezó a producir en esta instalación en 1984. Anteriormente se ensamblaron vehículos de las marcas Mini, Morris, MG, Seat o Lancia.