Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El equipo olímpico de refugiados que competirá en Río estará compuesto por diez atletas

El Comité Olímpico Internacional (COI) confirmó este viernes que el equipo de refugiados que competirá en los Juegos de Río de Janeiro de este verano estará compuesto por diez atletas y que participará bajo la bandera olímpica.
El COI informó que su Comité Ejecutivo había decidido que estos atletas competirán bajo la denominación de Equipo Olímpico Refugiado y desfilará con la bandera olímpica inmediatamente después de la anfitriona Brasil en la Ceremonia de Inauguración del 5 de agosto.
El equipo fue presentado por el presidente del COI, Thomas Bach, en lo que calificó como un "día histórico", e incluirá cinco atletas de Sudán del Sur (Yiech Pur Biel, James Nyang Chiengjiek, Anjelina Nada Lohalith, Rose Nathike Lokonyen y Paulo Amotun Lokoro), dos de Siria (Rami Anis y Yusda Masrini), dos de la República Democrática del Congo (Yolande Bukasa Mabika y Popole Misenga) y uno de Etiopía (Yonas Kinde).
Los atletas, seis hombres y cuatro mujeres, competirán en natación, judo y atletismo y estarán en la Villa Olímpica con otras representaciones nacionales. El exolímpico keniata y explusmarquista del mundo de maratón Tegla Loroupe y la brasileña Isabela Mazão serán sus responsables de misión.
"Estos atletas refugiados no tienen hogar, ni equipo, ni bandera, ni himno. La invención de este equipo de refugiados es para darles un hogar en la Villa Olímpica junto a todos los atletas del mundo. Sonará el himno olímpico en su honor y la bandera olímpica les acompañará al estadio", señaló el mandatario.
Para el germano, este equipo "puede enviar un símbolo de esperanza para todos los refugiados en el mundo y una señal a la comunidad internacional de que los refugiados son seres humanos y enriquecen a la sociedad".
"Estos atletas mostrarán al mundo que a pesar de las inimaginables tragedias a los que ellos se han enfrentado, uno puede contribuir ala sociedad a través de su talento, cualidades y fortaleza del espíritu humano", añadió.
El COI, como parte de su compromiso para ayudar a los posibles deportistas de élite afectados por la crisis de refugiados en todo el mundo, pidió a sus Comités Nacionales que identificasen a cualquier atleta entre ellos con el potencial para clasificarse para Río 2016.
Inicialmente, se identificaron un total de 43 y la selección de los diez se basó en consultas con sus Comités Olímpicos Nacionales, las federaciones internacionales, el ACNUR y los Comités Olímpicos de su país de origen Entre los criterios establecidos estaba su nivel deportivo, su estatus oficial de refugiado verificado por la ONU y su situación personal y antecedentes.