Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El sentimiento de Madrid contrasta con la artificialidad de Tokio y lo previsible de Estambul

Las tres candidatas a ser ciudad olímpica en 2020 han terminado la carrera este sábado en Buenos Aires con una presentación en la que se ha dejado constancia de la distinta forma de encarar los Juegos que tiene cada una de ellas ya que el sentimiento puesto por Madrid ha contrastado con la artificialidad de Tokio y con un discurso más que previsible por parte de Estambul.
La primera en romper el fuego ha sido la candidatura de Estambul: a las 9 horas en punto comenzaba su presentación en el hotel Hilton de la capital argetina insistiendo en su idea de puente cultural entre Europa y Asia. Las protestas contra el gobierno que se saldaron a principios de verano con la muerte de cinco personas y el conflicto bélico en la vecina Siria han estado presentes, entre líneas, en todos los discursos.
Estambul como un "extraordinario tapiz cultural", con musulmanes, cristianos y judíos, les permite "vivir en paz" como cruce de caminos entre Europa y Asia y ser "un ejemplo para el futuro" ha sido una de las ideas más repetidas, también por el primer ministro, Tayyip Erdogan.
COMBATIR LA FRIALDAD
Si los japoneses habían sido 'acusados' de frialdad, los nipones han tratado de solucionar el bache en su presentación pero han caído en el efecto contrario, artificialidad, como se ha sentido por los españoles que seguían la presentación desde la pantalla gigante del hotel NH City Tower, sede de la delegación madrileña.
Tokio ha exhibido este sábado el 'músculo' del yen para la construcción de las infraestructuras necesarias para un proyecto "más compacto" que el de años anteriores tratado de despejar las dudas acerca de las secuelas del tsunami de 2011 y el posterior desastre nuclear en Fukushima.
"Sería un tremendo honor ser anfitrión de los Juegos de 2020 en una de las ciudades más seguras del mundo, ahora y en 2020. Algunos pueden tener preocupación por Fukushima, pero permítanme decirles que la situación está bajo control", ha asegurado el primer ministro japonés, Shinzo Abe.
LA PRESENTACIÓN DEL SENTIMIENTO
La de Madrid puede considerarse como la presentación del sentimiento. El mundo del deporte y la cultura han ido de la mano en la presentación madrileña reflejado con un video en el que caras tan conocidas como Plácido Domingo, Alejandro Sanz y Antonio Banderas, nombres internacionales de la creación española, han defendido que no hay que darse por vencido y que "tiene sentido" un tercer intento consecutivo, una idea que se ha repetido durante los 45 minutos de exposición.
Buena prueba de ello se ha apreciado en el discurso del Príncipe de Asturias, que se ha presentado como padre, proyectándose en ese momento una imagen de sus dos hijas. Allí ha explicando que ellas tienen la misma ilusión que miles de personas, que sueñan con un Madrid olímpico. Sentimiento también demostrado por Doña Letizia, de rojo riguroso, como manda la etiqueta de la delegación madrileña, que no ha dudado en besar al Príncipe de Asturias cuando bajaba del estrado.
La emoción también la ha puesto el miembro del COI Juan Antonio Samaranch, que ha recordado a su padre, el que fuera presidente del Comité Olímpico Internacional, fallecido en 2010. Desde el estrado ha recordado unas palabras suyas, tan vigentes ahora como entonces: "Buscamos un ideal: unir a la gente en paz independientemente de la raza o la religión".
CORTE DE LA SEÑAL
La delegación española ha salido contenta de la presentación, unas caras de alegría que cambiaban ligeramente cuando se les informaba de que parte de su exposición, concretamente la intervención de Pau Gasol, no ha podido verse en el mundo porque la señal de televisión se ha caído. La responsable ha sido la intensa tormenta que cae sobre Buenos Aires desde primera hora del día.
Todas las candidaturas han tenido preguntas por parte de miembros del COI. Uno de los más 'preguntones' ha sido Alberto de Mónaco. Las dudas han sido disipadas por las distintas delegaciones, que han hecho sus presentaciones en inglés con guiños al francés. Los que se han decantado por sus idiomas nativos han sido los primeros ministros.