Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Djokovic se mete en su sexta final en Melbourne tras batir a Federer en cuatro sets

Djokovic se mete en su sexta final en Melbourne tras batir a Federer en cuatro setsReuters

El número del tenis mundial Novak Djokovic se ha clasificado para la sexta final de su carrera en el Abierto de Australia, primer 'Grand Slam' de la temporada, tras imponerse en cuatro sets a Roger Federer (6-1, 6-2, 3-6, 6-3), y ya espera en la final a Andy Murray o Milos Raonic.

En su torneo 'grande' favorito, ese que ha ganado en cinco ocasiones (2008, 2011, 2012, 2013 y 2015), Djokovic dominó con mucha autoridad casi todo el encuentro y solo permitió un resquicio en el tercer set, que Federer se apuntó para dar algo de emoción momentánea a una semifinal que duró dos horas y 17 minutos.
Sin embargo, esa manga fue un espejismo dentro de un partido que Djokovic inició arrollando, apuntándose el primer set en tan solo 22 minutos y el segundo, en 32. La diferencia final de errores no forzados (20-48) ilustró la forma en que 'Nole' desarboló a su adversario.
En el sexto juego del tercer set, Federer logró su único 'break' del partido en la cuarta y última oportunidad que disfrutó sobre el Rod Laver Arena y aguantó los embate del balcánico para situar el 2-1 en el marcador. En la manga definitiva, jugada bajo techo, se reestableció una igualdad más propia del nivel de ambos, pero Djokovic no desaprovechó la única bola de rotura para situarse con 5-3 y saque.
Con todo a favor, el número uno mundial no perdonó, se apuntó el último juego en blanco y accedió a la final, en la que intentará igualar la plusmarca histórica del local Roy Emerson, único jugador que ha ganado seis veces en Melbourne. Por su parte, Federer alarga su sequía en torneos 'grandes', que se remonta a su éxito en Wimbledon 2012.