Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

(Previa) Kerber quiere evitar que Serena Williams alcance a su ídolo Graff

La tenista estadounidense Serena Williams intentará confirmar su favoritismo este sábado (9.30 horas) y conquistar su séptimo Abierto de Australia, que significaría también su 'Grand Slam' número 22 e igualar el récord de la Era Open en poder de la alemana Steffi Graff, que espera que su compatriota Angelique Kerber pueda dar la sorpresa y que mantenga su récord al menos hasta Roland Garros.
La número uno del mundo busca defender su corona en Melbourne Park y alcanzar así a una de las mejores jugadoras de todos los tiempos, ídolo de la zurda de Bremen que, al contrario que su rival, está ante la primera gran final de su carrera deportiva.
Kerber, séptima cabeza de serie, tiene ante sí el difícil reto de frenar la voracidad y demoledor tenis que Williams ha desplegado en el primer 'Grand Slam' del año donde no ha cedido ningún set todavía ni ha pasado más apuros que la resistencia que encontró en su estreno con la italiana Camila Giorgi (6-4, 7-5).
Desde entonces, la de Michigan sólo ha perdido 17 juegos más, realizando auténticas demostraciones ante rivales de entidad como la rusa Maria Sharapova y la polaca Agnieszka Radwanska, a las que minimizó acumulando la descomunal cifra de 73 ganadores entre ambos partidos. Nunca ha perdido una final en Melbourne y en total sólo ha perdido cuatro finales de 'Grand Slam' (Wimbledon 2004 --Sharapova-- y 2008 --Venus Williams--, US Open 2001 --Venus-- y 2011 --Stosur--).
La alemana intentará plantar cara y que los nervios no le atenacen ni por la rival ni por el escenario, aunque sabe que tendrá que ofrecer su mejor tenis, esperando que su condición de zurda pueda incomodar a la americana. Primera finalista de su país en Melbourne Park desde 1996 (Anke Huber), Kerber busca acabar con la sequía de títulos individuales del tenis de su país, que saboreó su último éxito de Graff en la edición de 1999 de Roland Garros.
La de Bremen comenzó con muchos problemas el Abierto de Australia, salvando bola de partido en su primer partido ante la japonesa Misako Doi, pero desde ahí ha crecido en solidez y no ha vuelto a ceder ningún set, dejando en el camino a rivales de entidad como la bielorrusa Victoria Azarenka.
En su cara a cara, tiene una victoria ante la número uno del mundo, en la pista dura de Cincinnati de 2012 por un doble 6-4, aunque ha perdido en sus otros cinco enfrentamientos, el último en la final de Stanford de 2014 por 7-6, 6-3.