Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un Roberto Bautista descansado acompaña a Albert Ramos en tercera ronda

Los tenistas españoles Roberto Bautista y Albert Ramos han continuado su paso firme hacia la tercera ronda en Wimbledon después de que el primero lograra el billete automáticamente ante la incomparecencia de su rival, el kazajo Michail Kukushkin, y de que el segundo se exprimiera al máximo contra el serbio Viktor Troicki (3-6, 6-3, 6-3, 2-6, 6-3), mientras que David Ferrer y Nicolás Almagro vieron nubladas sus aspiraciones.
Bautista superó su eliminatoria sin despeinarse, de manera literal. El castellonense debía haberse medido este mediodía a Kukushkin pero, ante la ausencia de contrincante sobre la hierba, vio cómo su presencia en dieciseisavos quedó ratificada sin llegar a disputarse ningún punto. El australiano Bernard Tomic será su siguiente piedra en el camino.
Quien sí tuvo que sudar para obtener el pase fue Ramos, que necesitó de cinco sets para acabar con un aguerrido Troicki. Después de casi tres horas de duelo en un continuo intercampio de pelotazos, el físico del español se impuso para ponerle la puntilla al número 27 del ránking ATP en un enfrentamiento de fuerzas muy parejas.
Por otro lado, Ferrer se llevó un duro fiasco contra el francés Nicolas Mahut (6-1, 6-4, 6-3). Pese al inicio imponente del de Jávea en su debut en el 'Grand Slam', la raqueta española mejor valorada de este campeonato fue una sombra de sí misma. Ante la tenacidad del galo desde el resto y su gran acierto, el de Jávea dijo adiós al torneo de una manera irreconocible, sin ni siquiera llegar a poner en duda el triunfo de su rival.
Tampoco fue el día de Nicolás Almagro frente al uzbeko Denis Istomin (6-4, 7-6(5), 6-2), que apenas encontró la forma de inquietar como restador. Mientras que Istomin dispuso de 14 'break points' para tomar ventaja en el marcador, el murciano solamente alcanzó un par de oportunidades que fueron un fiel reflejo de lo visto sobre la pista. De esta forma, el choque quedó encarrilado en tres mangas.
MURRAY NO BAJA EL LISTÓN
Por su parte, el escocés Andy Murray se mostró intratable en casa opositando por el título. El campeón británico manejó a su antojo el devenir de su partido contra el asiático Yen-Hsun Lu (6-3, 6-2, 6-1) y presentó su firme candidatura por el trofeo que ya alzó en el verano de 2013. El británico, segundo cabeza de serie, prosiguió hasta la siguiente ronda sin haberse dejado ningún punto en el campeonato.