Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Centros que ayudan a menores conflictivos, la única salida para muchas familias

Han utilizado la violencia, padecen adicciones, han fracasado en la escuela... Ese ese el perfil de los menores conflictivos que son ingresados por sus familias en centros para solventar sus problemas de conducta. Allí pasan las 24 horas del día. "Empecé a fumar porros, a juntarme con mala gente, empecé a salir de fiesta con 14 años...", dice uno de estos chavales que ha conseguido superar sus problemas. Son conscientes de que no han hecho las cosas bien e intentan mejorar las cosas. "Vas echando de menos tu vida fuera, tu familia... Me ha ayudado a valorar lo que tenía, lo que perdí y lo que estoy recuperando. Estoy en proceso de conseguir la felicidad."