Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El desgaste de Artur Mas

Su cruzada soberanista comenzó con una consulta que se consideró ilegal y continuó en septiembre con unas elecciones catalanas a las que se les otorgó el carácter de referéndum. El resultado fue demasiado ajustado para los partidos a favor del Sí, por no decir insuficiente. Mas ha puesto toda la carne en el asador, ha movilizado masas, se ha reunido con partidos afines y no afines, hasta con encuentros con anticapitalistas y tres intentos de investidura que no han servido sino para quien tenía que darle su apoyo, Roberto Baños, haya dimitido. ¿Ha asumido Artur Mas la derrota?