Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La infanta tiene la última oportunidad para demostrar su inocencia

La Infanta tiene la última oportunidad para defender su inocencia. En su última declaración sentada en el banquillo de los acusados aseguró que su marido era el administrador y era quién tomaba las decisiones: "Yo siempre firmaba poniendo confianza en mi marido". Además, asegura que él siempre estuvo asesorado, por lo que, no debería desconfiar. La Infanta Cristina negó rotundamente haber llevado a cabo actuaciones ilegales. Ahora, después de tres años,  tiene la última oportunidad para demostrar que no es culpable.