Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El cementario de neumáticos fue denunciado por la Guardia Civil en 2001

¿Podría haberse evitado el incendio en el cementerio de neumáticos de Seseña? Tres días después de que se iniciara el incendio siguen trascendiendo informaciones. En 2001, el cementeri fue denunciado por primera vez por la Guardia Civil por vertido incontrolable. Sin embargo, en 2003, el Ayuntamiento de Seseña le otorga una licencia municipal para reclicar neumáticos. En 2005, la empresa recibe la primera orden de paralización de actividad y le ponen una multa de 60.000. Tres años más tarde, en 2008, el dueño de la empresa es condenado a tres meses de prisión por un delito de desobediencia y otro contra el medio ambiente. En 2011, los neumáticos son considerados bienes abandonados y pasan a ser responsabilidad del Ayuntamiento de Seseña. Comienza la burocracia y el papeleo. El alcalde pone un vigilante para que el negocio deje de crecer y en 2013 contratan a una empresa valenciana que se lleva 10.000 toneladas, pero cuando deja de ser rentable, abandona los neumáticos. En ese momento, las administraciones habían llegado a un acuerdo por el que el vertedero estaría limpio en tres años.