Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ángela: "Laura llegará hasta donde sabe que yo puedo tolerar"

ÁngelaTELECINCO.ES
Separadas desde hace semanas, la relación de Laura y Ángela es fuerte. Al menos eso es lo que ha venido a explicar a el plató de Ana Rosa, Ángela, que harta de los rumores ha asegurado que el comportamiento de su mujer con Saraya en normal.
Los rumores sobre la 'amistad' entre Saray y Laura protagonizan las tertulias de 'Gran Hermano'. La buena relación entre ambas mujeres ha dado mucho que hablar y los constantes roces y cariños entre ambas ponen en entredicho la fidelidad de Laura hacia Ángela.
Pese a todo, la mexicana confía ciegamente en su esposa. "La confianza es básica y yo la tengo. Laura no es nada tímida y lo está demostrando", ha dicho Ángela en el plató de Ana Rosa.  
La mujer de Laura no le da mayor importancia a los gestos de cariño que se prodigan y asegura que la gallega ya tuvo una relación intensa con ella en las primeros días dentro de la casa. "La primera semana Saray tuvo más roce conmigo  pero duré poco y ya no siguió."
Sin embargo, el ataque de los colaboradores se intensificaba. Ángela intentaba justificar el comportamiento de su mujer y aseguraba que no hay más allá de una amistad y que si hubiera algo más ya se hablaría después. "Son 24 horas, hay mucho roce y contacto pero yo confío en Saray y Laura", aseguraba una comprensiba Ángela.
La primera impresión sobre Saray
Tras su entrada en la casa junto a Laura, Saray fue la tercera en entrar en esa casa espía. No pasó desapercibida ante los ojos de la mexicana que llegó a pensar que la gallega entraba aleccionada. "Cuando la vi pensé que la habían metido para que fuera a coquetear", ha dicho Ángela. 
Una situación normal
Cansada de rumores, la mujer de Laura trataba de explicar que su comportamiento no tiene nada de anormal y que nunca pasará unos límites. "Laura llegará hasta donde sabe que yo puedo tolerar. Ella es supercachonda y ya hablamos de esto antes. Le dije que estábamos en la televisión y que recordara que la gente que no lo ve como yo."
Además, Ángela ha justificado lo que está ocurriendo y ha asegurado que ocurría ya cuando ella estaba dentro. "He visto piquitos desde que yo estaba en la casa."
Por supuesto, la paciencia de Ángela tiene un límite. "Cuando vea que no es cariño que es contacto, deseo... Hay que entender que la situación es distinta. Yo estoy en mi casa y no es lo mismo. Sacamos muchas cosas de contexto y depende del ojo con el que se mire. Ella sabe hasta donde aguanto y permito y no se ha excedido a lo que estoy acostumbrada. Ella sabe que a mi estas cosas me pasan desapercibida", ha asegurado.
La sexualidad de Laura y Ángela
Aunque felizmente casadas, Laura y Ángela tienen un pasado. "Laura ha estado con un chico y estuvo por saber si era lesbiana . Ella probó porque era un proceso. Tuvo necesidad de probar y se dio cuenta de que no le gustaban los chicos", ha confesado Ángela. 
Por su parte, la mexicana nunca lo tuvo tan claro. "Yo estuve con muchos años con dudas. Hasta los 23 años decidí estar con chicas", ha asegurado.
Sobre Indhira y Arturo
Convertida en la pareja más pasional de 'Gran Hermano', Arturo e Indhira están convencidos de que llegaran a la final. Las bromas sobre quién se llevará el maletín son constantes y ambos se ven fuertes y bien posicionados en la lucha por el premio. Sin embargo, no todos lo ven así y Ángela ha puesto en entredicho esta relación. "Él sabe que ella favorece. Ellos se están muy confiados y lo que no saben es que estuvieron a punto de irse en la última expulsión."
La gala de esta noche decidirá si se rompe la pareja de amiga y si Ángela y Laura volverán a reunirse. Mientras llega ese momento, la mexicana lo tiene claro: "Quiero que salga Hans".