Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"El Ayuntamiento nos ha dejado tirados"

Jaime no ha querido mostrar su rostroTELECINCO.ES
Desenmascarar a Ginés, destapar la trama de corrupción policial que durante años ha sembrado los barrios de Coslada, no es una tarea sencilla. 'El Programa de Ana Rosa' ha entrevistado a Jaime, uno de los agentes imputados por el caso. Un testimonio esclarecedor que ofrece luz sobre la figura de Ginés y la actuación del Ayuntamiento.
Ginés Jiménez, más conocido como el 'sheriff' de Coslada, está acusado de asociación ilícita, extorsión, corrupción, apropiación indebida, chantaje, amenazas, cohecho y posesión de armas. Sin embargo, él no es el único imputado. Su 'modus operandi' ha arrastrado a agentes policiales, la mayoría de ellos acusados, entre otras cosas, por pertenencia a asociación ilícita, por 'El Bloque'. Entre ellos se encuentra Jaime, que además tiene cargos por falsedad contra la administración pública. Este acusa al Ayuntamiento de haberles abandonado. Asegura que muchos de los detenidos son inocentes y, a pesar de ello, han sido suspendidos de empleo y sueldo como medida preventiva. Ajeno a lo que ocurría en su comisaría, afirma que aunque tenía problemas con Ginés, nunca presenció extorsión a dueños de locales, el abuso de prostitutas o palizas en acto de servicio.
¿Extorsión?
Jaime cuenta que en una ocasión Ginés le encomendó que detuviera a un propietario de un local por conducir bebido. Se trataba, en realidad, de una trampa.En concreto, le pedía que le esperara a la salida de su bar y cuando cogiera el coche, le practicara un control de alcoholemia. "Yo me negué y me llevé una reprimenda".
En cuanto a la extorsión directa, explica que "Se sabía pero nunca he visto que le entregaran un sobre con dinero".
 
¿Ha pertenecido Jaime al bloque?
"Sí pero no es una asociación ilícita ni una policía paralela", aclara Jaime. "Somos un grupo de amigos, de trabajo, que nos conocemos desde hace cuatro años".
En cuanto a los ciudadanos amenazados y agredidos por la agentes de la guardia civil de Coslada, explica indignado que "ni lo conocía ni creo que eso ocurra. Ahora resulta que todo el mundo es bueno y los policías somos los malos".
A tenor de la connivencia existente entre la policía de Coslada y una mafia rumana que explotaba a mujeres, Jaime considera que "es cierto que el 90 por ciento de las intervenciones, o más es con ellos. Por temas de malos tratos, documentaciones, estancia ilegal, violencia, etc...", pero no contesta al por qué de esta relación. 1
 
En todo momento, Jaime parece insistir en la inocencia de él y de todos sus compañeros. Sin embargo, ¿cómo se explica que una pareja de un policía haya querido denunciar y que Ginés le hubiera ofrecido dinero para que no denunciase? ¿Que la policía se quedó con el dinero de un atraco a 'Mercadona'? ¿De todo esto tampoco tuvieron conocimiento muchos de los imputados?
 
Eulolio González, abogado defensor de Jaime lo tiene claro: "Entiendo que está operación se ha montado única y exclusivamente por Ginés. Lo que se busca es la cabeza de Ginés".
 
¿Cómo era Ginés?
"Inteligente, prepotente, déspota e intocable". Esto último, por sus relaciones políticas, policiales y judiciales. "Todavía hoy sigo pensado que ya veremos..." y añade "si hoy salgo tapado no es por miedo a los ciudadanos, es por miedo a posibles represalias luego, de Ginés".
Cuenta que a menudo tenía discusiones con sus subordinados, algunos de los cuales acababan llorando. Broncas por causas injustificadas, denunciadas, que han caído en saco roto.
 
¿Cómo ha actuado el Ayuntamiento?
A Jaime y a su abogado les cuesta creer que el gobierno de Coslada desconociera los asuntos turbios de Ginés. Su actitud con los imputados ha sido poco delicada. No se han esperado a que el juez dictamine si son culpables o no de los cargos que se les aplica. El Ayuntamiento, simplemente, ha decidido suspenderlos de empleo y sueldo a todos. Una decisión dura que está afectando especialmente a Jaime. "Yo tengo una hipoteca, mujer e hijos y vivo al día. No tengo paraísos fiscales ni coches ni nada", palabras desesperadas que se contrarrestan con su confianza en la Justicia. "Me encanta mi trabajo y de todos los que estamos denunciados muchos volveremos a hacerlo porque se va a demostrar que no es cierto".