Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Banderas da un ultimatum a Melanie Griffith para que elija entre su matrimonio o el alcohol

La que parecía una de las parejas más estables de la meca del cine podría estar a un paso del divorcio, según ha añadido al bombazo mediático la revista estadounidense 'The Star'. ¿El motivo? Las múltiples adicciones de Melanie, en lo que parece una nueva recaída tras otras dos intentonas anteriores de dejar atrás sus fantasmas. 
Probará ahora en una de las clínicas más 'chic' de Estados Unidos, donde ya pasaron una temporada actrices como Lindsay Lohan, Mary-Kate Olsen o Kristen Durst.
Limpia y sobria: los demonios a raya
"La razón por la que Melanie ingresó en la clínica es que su marido le ha exigido que se mantuviera 'limpia y sobria'", según declaró a 'The Star' una fuente cercana a la familia. "Le dijo que si no lograba la ayuda que necesita, su matrimonio podría terminar. Está trabajando con varios consejeros para recuperar el control de sus demonios".
Banderas ha mostrado en numerosas ocasiones públicamente su apoyo incondicional a su esposa (segunda esposa), a la que conoció en el rodaje de 'Too much' (1994) y con la que tiene una hija en común llamada Stela del Carmen (además de los dos hijos que Griffith tuvo con Don Johnson).
Antecedentes
La primera vez que Melanie ingresó en una clínica fue en 1988, estando en lo alto de su carrera con 'Armas de Mujer'. La cocaína, el alcohol y su dependencia emocional por Don Johnson y Steven Bauer fueron los detonantes. La segunda fue en el 2000 y unos analgésicos contra el dolor tras un accidente fueron el nuevo gancho.
Este tercer 'bache' tiene que ver, según fuentes cercanas a la pareja, con sus casi diez años de inactividad en Hollywood. La actriz, candidata al Óscar a la mejor actriz por "Working Girl" (1988), ya denunció varias veces el vacío que la meca del cine hace a las mujeres que, como ella, han entrado en la madurez de las  cinco décadas.
Griffith decidió desde el primer momento admitir sus problemas. En su página de internet ha llegado a escribir que "sobreponerse a las adicciones es duro, pero resulta más sencillo si tienes a alguien que ofrece su apoyo". "Mi marido y mi familia me han apoyado mucho en este viaje y continúan haciéndolo", agregaba.