Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cristina Martín murió en el pozo donde fue hallado su cadáver

Cuatro días después de que apareciese el cuerpo sin vida de Cristina Martín, la joven de 13 años asesinada en Seseña, parece que empiezan a aclararse las cosas. Nacho Abad ha asegurado en 'El programa de Ana Rosa' que muy pronto "se hará público el sumario" del caso. Además ha insistido que "la Guardia Civil tiene la convinción absoluta de que no hay más personas involucradas en la muerte".
Según ha explicado el colaborador, "Cristina Martín murió en el mismo lugar donde el sábado santo fue localizado su cadáver". Al parecer, "todo ocurrió dentro del pozo", donde las dos menores "habrían entrado voluntariamente". De esta manera, la Guardia Civil descarta que se hubiese producido un traslado del cuerpo, una hipótesis que sí baraja la familia de la menor.
La conclusión se establece porque "la persona detenida no muestra ninguna señal defensa, ni arañazos", ha explicado Nacho Abad. Además, la investigación parece tener claro que primero se produjo el golpe que llevó a la muerte de Cristina y después la supuesta asesina le realizó un corte en la muñeca, pero que en ningún caso "hubo pelea".
Una chica complicada
La presunta asesina sería una joven de 14 años, que fue detenida el mismo sábado y que no ha dudado en confesar los hechos. Según publicó este martes el diario 'El Mundo', la presunta asesina, que permanece detenida en un centro de menores, tenía colgadas en su perfil de la red social Tuenti. fotos de cementerios y de muñecas cortadas
Los propios compañeros de la menor detenida, que regresaron al instituto con angustia, contaban para el matinal de Telecinco que "tenía fotos en la web de gente cortándose las venas" y que defendía en lema "soy como soy y al que no le guste, muerte". Incluso otro llega a asegurar que "las peleas son muy frecuentes" en este pueblo toledano.
Con estos datos el psicólogo Miguel Ángel Gaona asegura que se trataba de "una persona fascinada con la violencia, con los elementos malignos en relación a lo gótico, a la muerte, a la sangre". Y ha añadido: "Cuando este chico dice que allí todos se pelean, es que había indicios de que algo malo iba a ocurrir".
Labor de los padres
Para el psicólogo, éste es un problema de educación: "Los padres, por muchas razones, no dedican demasiado tiempo a sus hijos para ver cómo va su desarrollo". "Los niños crecen, pero hay que educarles además de verles crecer", ha insistido.
Según él, "los padres (de la asesina confesa) tenían que haber tomado medidas para dirigir a su hija". Además, cree que modificar la Ley del Menor "no va a solucionar el problema". Y es que, "un menor no delinque porque sepa que puede ingresar en un centro".  
Gaona ha asegurado que la detenida es una chica "insensible, con falta de sensibilidad". Lo demostró el hecho de que nada más ser detenida preguntó si en el centro había internet y gimnario. "Una niña que pregunta eso que no tiene empatía, no ha desarrollado la sensiblidad. Eso se aprende pero se aprende en casa. No es algo que se aprenda a través de los medios de comunicación", ha insistido el psicólogo.