Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Delatado un estafador que vendía carnés de conducir

El equipo de investigación de 'El programa de Ana Rosa' ha conseguido destapar a un estafador que ofrecía carnés de conducir por 3 000 euros. José Luís Quiroga se hacía pasar por un funcionario de Tráfico en Madrid para engañar a sus víctimas.
Casi al mismo tiempo que se introdujo el carné por puntos salió en Internet la venta de los mismos. Los periodistas publicaron un anuncio solicitando que necesitaban un carné de conducir español urgentemente. En seguida se puso en contacto con ellos, vía correo electrónico, un hombre que decía que trabaja en Tráfico y les pedían un teléfono de contacto para poder llamarles. Para que el estafador no sospechase nada, usaron un gancho cubano para no ser descubiertos. Pero, ¿por qué de Cuba? Porque es uno de los países en los que no se puede convalidar en España el carné de conducir.
El gancho se hizo pasar por un mensajero que necesitaba, de manera urgente, un carné de conducir para conseguir un trabajo. Ante las dudas del cubano, el estafador le dejó claro que "yo no te voy a engañar, lo que voy a hacer es sacarte el carné". Además aseguraba que estaría expedido por Tráfico de Madrid y que él mismo hacía la tramitación.
Supuestamente, en cinco días el cubano debería recibir su carné en su casa pero para ello tenía que hacerun ingreso de 2000 euros en una cuenta corriente, y luego otros 1000 cuando recibiera el documento. En total: 3000 euros por el documento falso de conducir. Como era de esperar, ese carné nunca llegó y ese tal Jose Luis Quiroga no trabajaba como funcionario de Tráfico en la Comunidad de Madrid. Según la periodista que ha llevado la investigación, "nadie estaba registrado con ese nombre en Tráfico y nadie conocía al supuesto funcionario corrupto" a pesar de todo "daba datos que nos hacía creer que trabajaba como trabajador público".
Además el estafador tenía todo "muy bien atado y era muy listo" ya que robaba la red wi-fi de sus vecinos para "no ser descubierto por la policía".
Pero ahí no quedó la cosa, los reporteros quisieron poner cara al timador y viajaron hasta Barcelona, que es donde realmente vivía. Llamaron a su puerta y les abrió su compañero de piso que les confesó que trabajaba como guardia de seguridad en una conocida tienda de ropa en un centro comercial barcelonés.
Finalmente, el equipo de investigación de AR le contó todo a la Guardia Civil y ésta se encargó de detener al estafador e interrogarle.