Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Dolor e indignación en San Blas por la muerte de una ciudadana china

Silenciosa concentración en el distrito de San Blas en memoria de la ciudadana asiática que perdía la vida por dos disparos mientras regentaba su tienda '24 horas'. Los vecinos piden más presencia policial para evitar muertes como esta.
Tras el asesinato de la ciudadana china abatida en su tienda de comestibles, los vecinos del Barrio de San Blas han salido a la calle para pedir más efectivos policiales de vigilancia.
Cerca de 200 personas se concentraban a las puertas del establecimiento de la víctima y guardaban un minuto de silencio en su memoria. Al acto acudieron la familia de la víctima, la Asociación de Comerciantes Chinos de España, el gerente de la Junta Municipal del distrito y la asociación vecinal de la zona, quienes pedían mayor protección policial y "que las medidas operativas de la delegación del Gobierno sean continuas y no sólo durante unos días".
Con esta desafortunada muerte se reabre el debate sobre la seguridad ciudadana y la escasa o ineficaz presencia policial en determinaos barrios de Madrid, en los que continuamente se viven episodios como el ocurrido en San Blas.
Así sucedieron los hechos
Dos atracadores, de nacionalidad española según declaraciones de uno de los testigos, mataban de dos disparos, uno en la clavícula y otro en el omóplato, a  Chiu Y., de nacionalidad china, que regentaba junto a su marido una tienda de comestibles en el madrileño distrito de San Blas.
En torno a las dos de la tarde, dos hombres de unos 30 años entraban en el local armados con una pistola y a cara descubierta. Tras un forcejeo y ante la negativa de la mujer a entregarles el dinero, uno de los atracadores disparaba a sangre fría dos certeros tiros que minutos después acaban con la vida de la mujer. Su marido, de 62 años, que también resultó herido de bala y todavía tiene el proyectil en su cuerpo, salio detrás de los asesinos sin lograr alcanzarlos mientras su mujer se desvanecía delante de númerosos vecinos.