Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"Fritzl come en la celda y está tranquilo"

Nacho Abad, enviado especial en Austria por el caso del monstruo de Amstetten, ha entrevistado al jefe de la cárcel en la que se encuentra encerrado Josef Fritzl a la espera de ser juzgado. Una vista que aún se retrasará un mes.
'El Programa de Ana Rosa' ha sido el primer medio de comunicación español que ha conseguido ponerse en contacto con el jefe de la cárcel en la que se encuentra recluido Fritzl, algo poco usual en nuestro país, donde la policía tiende a guardar silencio y a fomentar un halo de secretismo en torno a los casos.
Este explica que Josef se encuentra recluido en una celda de doce metros cuadrados con aseo propio y una radio, que le permite enterarse de todo lo que se cuenta sobre la atrocidad que ha cometido. Apenas utiliza las zonas comunes y come en su propia celda. Probablemente, porque teme que sus compañeros puedan arremeter contra él.
 
Últimas novedades en relación al caso
Según han publicado varios periódicos alemanes, la nieta de diecinueve años que permanece ingresada y gracias a la cual pudo destaparse todo el horror que Fritzl escondía en el sótano de su casa, portaba una carta ese día. En ella, escribía su madre, Elizabeth, y explicaba anteriores episodios de convulsiones y fiebres que había sufrido su hija así como mantenía la farsa de que vivían dentro de una secta y añadía que jamás había recibido atención sanitaria. Así, Fritzl pretendía seguir adelante con su farsa.
 
Por otro lado, en relación a los numerosos datos que circulan sobre Josef Fritzl, uno más desgarrador si cabe viene a engrosar el perfil de este raptor sin escrúpulos. Al parecer, su recta formación y educación podría deberse a su pasado dentro de grupos nazis.
 
Finalmente, el juez encargado del caso ha decidido prolongar durante un mes la prisión provisional para Josef Fritzl. Entonces deberá decidir si queda en libertad o es encarcelado por todas la causas se le imputan: privación de libertad de su hija y nietos; violación sistemática con consecuencia de embarazo; incesto y, tal vez, omisión de socorro por la muerte de uno de sus hijos-nietos.
Parece, además,que el abogado de Josef podría abandonar el caso. Nacho Abad ha conseguido hablar con él y ha confesado que recibe amenazas. Tiene miedo y no quiere dar entrevistas en ningún medio de comunicación.