Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Lucha por la originalidad

En toda campaña electoral que se precie, cualquier pequeño detalle es significativo. En la carrera por la victoria del 9-M, ambos partidos se han sacado de la chistera diversos trucos para captar la atención del electorado. Desde la 'niña' de Rajoy, hasta el 'buenas noches y buena suerte' de Zapatero, los dos principales aspirantes a la presidencia no han dejado de sorprendernos.
Con las palabras 'buenas noches y buena suerte' se despedía el periodista estadounidense Edward Murrow de su programa informativo semanal 'See It now', que fue blanco y mártir de la 'Caza de Brujas' contra comunistas llevada a cabo por el senador McCarthy. El aquel clima de miedo y represión, sin embargo, el equipo de la CBS siguió adelante sin atender sus ruegos.
José Luis Rodríguez Zapatero hizo suyo el reivindicativo mensaje de Ed Murrow , para cerrar sus intervenciones en sendos debates electorales. Aunque en un escenario notablemente diferente, para el líder socialista el motivo seguía siendo el mismo: "Era un canto a la libertad de expresión, una denuncia prudente, moderada, a quienes descalifican, insultan y denigran a quienes no piensan como ellos, a los que tienen otras creencias, a los que defienden la libertad, a los que denuncian deslealtades, a los que acogen, a los que sienten, a los que crean, a los que sueñan", declaraba Zapatero.
En el PP de José María Aznar se convertió el lema 'sin complejos' en la idea base de la campaña electoral. Su sucesor Rajoy, ha asumido una apuesta personal por la 'niña'. Y es que pese a las críticas y bromas que desencadenó su metáfora sobre la niña, el candidato al PP fue fiel a su final y volvió a recurrir a la pequeña imaginaria en el segundo cara a cara con Zapatero.
Incluso ha hablado ya de su bautizo. ¿Y cómo se llamará la 'niña' en caso de triunfo el próximo 9-M?"Victoria Esperanza. Victoria tras la victoria y Esperanza tras la victoria", aseguraba Mariano Rajoy en su mitin de ayer en Valencia. En medio de una abarrotada plaza de toros, Rajoy  llegó a subir al escenario con un grupo de niñas -que portaban una camiseta con el lema 'Soy la niña de Rajoy- y declaró: "Estas son las niñas de Rajoy, este partido trabaja para la gente y para las personas". "¿Cómo se llamará la niña de Mariano?", preguntaba despúes Rita Barberá ante un público entregado, que respondía eufórico: "Victoria".
Otras frases encorsetadas del estilo "Usted no le ha dado cuerda al reloj y el reloj se ha parado" (Rajoy); "con una mano usted predica el entendimiento, con la otra prohibe que nos den los buenos días, y además me echa a mí la culpa" (Rajoy); "Nosotros hicimos la regularización con contrato de trabajo, con acuerdo entre empresarios y sindicatos y ustedes hicieron las regularizaciones con un bonobús ¿qué valía un bonobús?", (Zapatero), están profundamente estudiadas para captar la atención del electorado.
Más allá de la dialéctica, la campaña electoral también ha generado sus éxitos musicales de corto plazo. La canción electoral del PP, en su particular apología a la revolución, es la más llamativa. "Si tienes nuevas ideas y crees que algo debe cambiar. Si crees que todo es posible ven a la revuelta popular", dicta la música popular.
Tal y como se hizo en EEUU con diversas canciones de apoyo a las candidaturas de Obama y de Hillary Clinton , en España también han surgido espontáneos compositores en apoyo a ambos partidos durante la campaña electoral. Así, la Asociación Popular de España en Colombia componía un ya popular vallenato a Mariano Rajoy, y el 'El jubilado de Moratalaz' se convertía en campechana arma electoral del PSOE con su letra: "El 9 de marzo, todos a votar, ¿a quien daré mi voto?, ni lo tengo que pensar... Zapatero yo votaré por ti, yo votaré por ti, yo votaré por ti. Zapatero yo votaré por ti, porque la España que tú quieres se parece a mí. El 9 de marzo, todos a votar, ahí veo la sombra del bigote de Aznar".
'Con cabeza o corazón' o 'con la Z de Zapatero', lo que parece evidente es que ambos candidatos han rivalizado de manera agotadora por su presencia en los medios de comunicación. Ahora,  a dos días del encuentro con las urnas, ¿estará todo decidido?