Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Quiénes son "Los Miami"?

La banda de sicarios a la que supuestamente hizo referencia Ana Obregón es un grupo de españoles organizado que actúa en la noche madrileña traficando con drogas, cobrando deudas pendientes y resolviendo ajustes de cuentas.
"Los Miami" son una peligrosa red de sicarios españoles que operan en la noche madrileña. Comenzaron a ser conocidos en España en los años noventa y a partir de 2001 se dedicaron a hacer negocio principalmente en las discotecas de levante donde solían traficar con drogas. Allí se les podía ver conduciendo coches de lujo y frecuentando zonas reservadas de populares discotecas acompañados de vedettes de más o menos caché.
La banda mantiene supuestamente una relación de amistad con ciertos famosos de nuestro país. Sus actividades principales son el tráfico de estupefacientes, el cobro de deudas, la extorsión y los ajustes de cuentas. Ni que decir tiene que sus métodos son del todo violentos.
En los últimos años han sufrido duros golpes por parte de las autoridades. En 1996 se llevó a cabo la primera gran redada contra el grupo y las intervenciones policiales se han ido sucediendo con el paso de los años.
La figura del sicario
El sicario es un asesino a sueldo, una persona que mata por encargo. Su nombre viene de la palabra sica, que significa daga o puñal, un arma blanca fácil de ocultar entre la ropa. En un principio, su actividad estaba ligada a la política. Los sicarios eran contratados para eliminar a los enemigos políticos y sus orígenes se encuentran en la época romana.
Su forma de actuar no es nada aleatoria. Cada asesinato está perfectamente estudiado y planificado. A los sicarios no les importa llevar a cabo el crimen en público si es necesario. Pueden hacer que parezca un asalto, un accidente o un acto terrorista, pero nunca dejan testigos ni rastro alguno.
Trabajan solos. Muchas veces ni siquiera se dejan ver por sus propios clientes para evitar cualquier tipo de chantaje o traición por parte de algún arrepentido. El contacto con los sicarios es breve y conciso. Una llamada, un blanco. Y las conversaciones siempre se hacen en clave para no levantar sospechas.
Los encargos más frecuentes suelen ser personajes públicos, como políticos y empresarios, miembros de algún grupo mafioso rival o simplemente un enemigo del cliente. Los sicarios no tienen prioridad. Lo único que les importa es la compensación económica, que varía según el objetivo.
Sicarios en España
Los grupos de sicarios que hoy conviven en España provienen principalmente de países latinoamericanos y países del este. Cada vez son más frecuentes los asesinatos por encargo que se producen en nuestro país. Uno de los casos que más sonados fue el intento de asesinato del abogado Emilio Rodríguez Menéndez. Se mujer contactó con uno de los sicarios de la banda "Casper" y el asesino disparó a bocajarro contra su marido. No le mató pero es todo un ejemplo de sangre fría.