Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Así contaron Miguel Carcaño y Samuel Benítez el asesinato de Marta a la policía

Las declaraciones de los detenidos en 'Interviú'INTERVIÚ
"Mientras tendíamos la ropa Marta me dijo que tenía que dejar a Rocío; decía que tenía que volver con ella, que si no lo hacía iba a hablar con Rocío para decirle que estábamos liados. Al acabar de tender insistió. Me enfadé. Cogí un cenicero de cristal. Le di en la parte izquierda de la cabeza. Cayó al suelo. Solté el cenicero me arrodillé y empecé a llamarla, pero no respondía". Así empieza la declaración a la policía de Miguel, asesino confeso de Marta del Castillo, según publica la revista 'Interviú'.
Según las primeras hipótesis sobre el móvil del asesinato de Marta del Castillo, la joven quería que Miguel, su ex, dejase de presumir de su relación con ella, ya que habían oto tiempo atrás. Sin embargo, en las declaraciones policiales que ha publicado la revista 'Interviú', ella intentaba chantajearle: " Mientras tendíamos la ropa Marta me dijo que tenía que dejar a Rocío; decía que tenía que volver con ella, que si no lo hacía iba a hablar con Rocío para decirle que estábamos liados".
"Al acabar de tender la ropa, Marta insistió en que tenía que dejar a Rocío. Me enfadé. Cogí un cenicero de cristal con publicidad del pub Nocturnidad y Alevosía que tenía en la mesa. Le di en la parte izquierda de la cabeza. Cayó al suelo. Solté el cenicero me arrodillé y empecé a llamarla, pero no respondía". Es el relato de los hechos según el asesino confeso contó a la policía tras ser detenido.
La noche del crimen, según Miguel, estaba solo en casa con Marta y, asustado, pidió ayuda a su amigo Samuel. Gracias a esta confesión, Samuel también fue detenido por su implicación en el caso. El joven reconocía entonces que recibió la llamada de su amigo, y relataba así la escena que se encontró a llegar a la casa:   "Vi a Marta tirada en el suelo del salón boca arriba. Tenía sangre en el lado izquierdo de la cara. Miguel me dijo que había tenido un forcejeo con Marta que le había amenazado con contar algo a Rocío. Me pidió que le ayudara a deshacerse de Marta y a esconder pruebas, como el cenicero con el que la golpeó".
Samuel, que tras varios días decidió cambiar su declaración, continuaba su confesión explicando cómo se habían deshecho del cuerpo: marrón y la metimos en el coche de 'Cuco'". "Envolvimos a Marta en una manta
Según la información publicada por la revista 'Interviú', la policía preguntó a Miguel si alguien se había asegurado de que Marta estaba muerta:  " Samuel se acercó para ver si respiraba y comprobó que no porque no se le movía el pecho".
El testimonio de los detenidos explica cómo, con la ayuda del menor, tiraron a Marta y el cenicero al río. Después se despidieron y marchó cada uno a asu casa. Poco después Samuel, según su declaración, recibió la llamada de una de las amigas de Marta muy preocupada por su desaparición: "  Alejandra me dijo que Marta no aparecía. Le dije que había hablado con Miguel y me había dicho que la había dejado en casa. Mis padres dormían. Me hice un bocadillo, me tomé un batido y me fui a ver a los amigos que buscaban a Marta".