Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Noemí Ungría: "En la casa me estaba haciendo la vida imposible"

Tras escuchar las graves acusaciones que realizaba Raquel Morillas, Noemí Ungría ha acudido al plató de 'El programa de Ana Rosa' para dejar claro que ella intentó llevarse bien con su ex pareja, pero que le resultó imposible porque Raquel no estaba por la labor.
Una semana después de su salida de 'Gran Hermano: el reencuentro' y después de escuchar las duras palabras que le dedicaba Raquel Morillas en 'El programa de Ana Rosa', Noemí Ungría se sentaba un día después en el mismo sillón que ocupó su ex, la concursante respondía indignada a las declaraciones de Raquel y asegurar que ella es la culpaba de lo que ocurre.
"Por suerte para mi no se me nota pero yo lo llevaba por dentro. No he tenido nada en contra de ella y en privado he intentado llevarme bien con ella e incluso lo conseguí hace un año. Me disculpé y nos empezamos a llevar bien pero luego volvimos a discutir", ha señalado Noemí.
Su operación de pecho
Muy molesta, Noemí explicaba que lo que afirmó Raquel sobre su operación de aumento de pechos era todo falso. "Mi madre trabajaba con un médico estético y me prohibía que me operara y de hecho cuando me opero ella no sabe nada", recuerda Noemí.
"Cuando mi madre se entera y llama Raquel la responde: "porque ahora es el momento y porque lo digo yo". Yo no estaba coherente en ese momento y no recordaba la mitad de las cosas... No tenía que haberlo hecho, fue una locura y era ilógico", se ha defendido Noemí.
"Raquel está llena de rencor"
Siete años después de su accidente, tanto Noemí como Raquel siguen protagonizando duros enfrentamientos en los platós de televisión, muy a pesar de la catalana. "Yo entiendo su punto de vistapero hace siete años, hay que pasar página", dice muy afectada.
"El problema es qeu tiene mucho rencor. Todo empezó porque me echan la culpa del accidente. Se queja de que me dan el alta y no voy a verla pero me dicen que no puedo verla", ha recordado.
"No somos unas santas"
Aunque reconoce su parte de culpa, Noemí ha querido dejar claro que Raquel tampoco es una santa. "Os olvidáis de que cuando se acaba la relación le quita la novia a su amiga y cuando empezamos dejó a su pareja por teléfono. No somos tan santas"
La entrada en 'Gran Hermano: el reencuentro'
Antes de despedirse, Noemí Ungría ha querido dejar claro que no entró en 'Gran Hermano: el reencuentro' por dinero. "Yo estaba en mi semana fértil y decidí entrar", ha confesado mientras aseguraba que tenía un deseo loco por entrar y que intentaron llevarse bien dentro de la casa porque quería vivir esa experiencia. Sin embargo, fue imposible. "Me estaba haciendo la vida imposible"
Raquel entra por teléfono
Indignada tras escuchar las palabras de Noemí en el plató de 'Ana Rosa', Raquel Morillas ha entrado por teléfono para aclarar algunas de las declaraciones hechas por su ex pareja. "Estoy muy enfadada porque no me parece justo. Con el tema del pecho lo dejé muy claro. Yo tenía la cara destrozada y era el momento de reconstruir mi cara", ha asegurado la ex concursante.
Muy dolida, Raquel ha arremetido duramente contra la que fuera su compañera sentimental. "Ella dice que no se acuerda de nada y es lógico porque no le pasó nada. Es muy triste que a estas alturas diga que mi familia se ha encargado de de meterme cosas en la cabeza porque yo lo viví. Basta ya. Deja de mentir porque haces mucho daño".
El cruce de reproches no ha cesado en ningún momento y Raquel ha vuelto a recordar que Noemí estuvo únicamente tres días ingresada y que cuando ella despertó tardó varios días en acudir a verla y fueron sus padres, venidos desde Madrid, los que se quedaron con ella acompañándola. "Cada vez que me miro al espejo tengo que acordarme de lo ocurrido. Mis padres no le culpan. Yo estaba en coma y mis padres sufrieron mucho. Lo que han vivido allí no lo sabe nadie", le decía Raquel.
Los nervios de Noemí se iban crispando y cada vez más nerviosa no paraba de asegurar que antes del accidente su relación con la familia de Raquel era buena y que fue después cuando comenzaron a culparle. Además, la invitada ha desvelado que tras el incidente, Raquel no la dejó ir al psicólogo. "Me decía que laúnica psiquiatra que había era ella", decía indignada.