Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"Perdí 42 kilos en tres meses"

Marc en Ana RosaTELECINCO.ES
El dato es escalofriante. Alrededor de 235.00 jóvenes sufren trastornos alimentarios cada año. La estadística confirma que tanto la anorexia como la bulimia afectan más a las chicas, especialmente en la adolescencia, pero estas enfermedades son cada vez más frecuentes también entre los chicos. Marc Ribes tiene 18 años y lleva desde los 13 sufriendo trastornos alimenticios.
Uno de cada cinco jóvenes tiene posibilidades de sufrir anorexia o bulimia y uno de cada diez es varón. El poder de la imagen, estigma de la sociedad en que vivimos, ya no sólo afecta a las mujeres, también a los hombres.
Los trastornos alimentarios suelen aparecer durante la adolescencia, período en el que 'el que dirán' es lo más importante. Los jóvenes son especialmente vulnerables y por lo tanto más susceptibles de volcar todos y cada uno de sus problemas en sus hábitos alimenticios. Esto fue exactamente lo que le ocurrió a Marc. Empezó a padecer anorexia a los 13 años de edad, pero no fue hasta las pasadas vacaciones cuando se dio cuenta de que realmente algo no iba bien. "Después de pasar las vacaciones con mis padres me di cuenta de que me había pasado todo el verano pensando en lo que comía o dejaba de comer, en mis inseguridades, en lo que iban a pensar lo demás de mí. Cuando volvimos a Barcelona me pesé porque creí que había engordado, pero no fue así. Perdí 42 kilos en sólo tres meses haciendo ejercicio y con muchísima restricción a la hora de comer".
Fue entonces cuando Marc se dio cuenta de que necesitaba ayuda. Se dirigió al centro ABB, una unidad de psicología, psiquiatría y psicoterapia que trata los trastornos alimenticios. Allí ha aprendido a no sentirse culpable. "Siempre creí que lo que me pasaba era culpa mía, que el único responsable era yo y que yo sólo debía salir". Ahora este adolescente puede hablar del tema con normalidad. "Cuando me ponían un plato de comida delante sentía mucho miedo, era como una pesadilla. Ahora ni siquiera sé cuánto peso, es parte de la terapia".
Una de las psicólogas que ayudan a Marc, Raquel Linares, ha explicado en el programa que él fue un niño con sobrepeso y que es algo muy común entre chicos y chicas sentir miedo a que esa circunstancia se puede llegar a repetir. También ha dicho que, a pesar de las campañas de concienciación social que hay hoy en día en circulación, los trastornos alimenticios son enfermedades que van en aumento porque "es una obsesión que nos afecta a todos" y cuyo principal detonante es la publicidad y sus cánones de belleza.
Marc, desde su experiencia, ha querido lanzar un mensaje de apoyo a todos los que pueden estar pasando por una situación como la suya. "La anorexia y la bulimia son enfermedades muy difíciles de superar, se pasa realmente mal, pero con ayuda y reconociéndolo sin miedo puedes luchar contra ella y salir adelante".