Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"Quiero que toda España esté orgullosa de mí"

Shaila Dúrcal en el plató de ARTELECINCO.ES
Ella se define como 'la pizpireta de la familia'. Y es que su carácter fresco y esa amplia sonrisa, alegran a cualquiera. Sin duda, a Shaila Dúrcal la vida le sonríe. Con una carrera en auge y felizmente casada, su boda con Dorio Ferrerira fue uno de los acontecimientos más seguidos por las revistas del corazón. Para la joven, su madre no dejó de estar presente durante la celebración. "El momento más emotivo fue cuando el cura mencionó a mi madre", y añade, "personalmente, también cuando vi a mi marido en el altar".
Y después de la boda, ¿viene el niño? Shaila, muy prudente, explica que de momento no tiene la maternidad en mente. "Me voy a esperar. Tengo que ser responsable y ahora estoy consolidando mi carrera en diferentes sitios del mundo".
 
En cuanto al éxito de su nuevo disco, reconoce que está nerviosa. La reacción del público, la promoción, las críticas... Y es que el éxito de su primer trabajo en España fue totalmente inesperado y ahora no quiere defraudar a su público. "Quiero que todos los paisanos se sientan orgullosos de mí".
 
Al que le sobran halagos es a su padre, Antonio Morales Baretto, 'Junior'. "Me recuerda tanto a Marieta" en las modulaciones con la voz y los gestos, las manos... Me encanta que uno de mis hijos halla heredado tantas cosas de mi mujer", reconoce. Y es que parece que 'Junior' está volviendo a recuperar la sonrisa. La boda de su pequeña, el éxito de todos sus hijos y su biografía, un proyecto que desconocíamos. Al parecer, le ha encargado, a una reconocida periodista, la elaboración de sus memorias. Desde que era pequeño hasta que se sumergió en el mundo de la música y que conoció a 'Marieta'.
 
Shaila explica que esto es algo muy positivo para él. Una especie de 'terapia'. Emocionada, no pudo evitar que se le saltaran las lágrimas al escuchar las palabras de su padre: "Al verte, me vienen recuerdos muy bonitos de cuando era director artístico de tu mamá. No sabes el placer que siento de que te hallas dedicado a esto". Sin duda, no hay mejor regalo.