Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Risto Mejide se pone tierno

Risto Mejide en una imagen de su blogTELECINCO.ES
Risto Mejide también tiene su corazoncito. Aunque parezca mentira, el jurado más implacable de ‘Operación Triunfo’ ama, siente y sufre como el resto de los mortales de la tierra. El motivo de sus lamentos es su ex novia. Contradictorio hasta en sus propios sentimientos, aunque la ha abandonado, le dedica palabras típicas de un hombre enamorado.
Risto Mejide sufre mal de amores. En una carta dirigida a u ex novia que publica en adn.es, el publicista abre su corazón hasta límites insospechados. Y es que parece que detrás de esas gafas ahumadas y ese rictus siempre serio e incorruptible se esconde un ser humano tierno, llegando incluso a rozar lo empalagoso.
"Se acaba una relación. Se acaba una relación y te mueres de adiós. Se acaba una relación, te mueres de adiós, y entre tanto descalabro, acabas olvidando tu remolque de promesas rotas". Así comienza Risto Mejide una misiva sin remitente expreso que va dirigida a su ex novia, una guapa morena con la que hemos podido verle en contadas ocasiones.
 
Un relato descarnado y triste, al que nada nos tiene acostumbrados Risto Mejide, que deja entrever dudas y arrepentimiento. "Llega un momento en el que ya no te crees nada de lo que te dices. Es cuando te das cuenta de que con los años, a toda promesa le ha salido un matiz. Te querré hasta fin de año, tendremos un hijo para cada uno, se llamarán como tu cartero y mi estilista (…)".
 
Dubitativo aunque seguro de sus decisiones, resume en muchos pensamientos, a menudo confusos, el fin de una relación en la que, aunque no existe el amor del primer día, aunque queda cariño, tanto, que hace insoportable la pérdida. Que aunque la decisión es suya, su dolor es igual de grande que el de la abandonada.
 
"Hoy, mientras la palabra nosotros se me escurre líquida entre los dedos, me voy dando de bruces con todas y cada una de mis incompetencias emocionales. No he sido capaz de hacerte feliz. No he sido capaz de estrecharte entre mis lazos. No he cumplido casi ninguna de mis promesas. No he respondido casi ninguno de tus porqués". ¿Sinceridad, cursilería, un vago intento de cambiar su imagen? Sin duda, hasta la carta de amor más bonita que exista en el mundo, no resiste una lectura de alguien ajeno a la pareja.
 
Para finalizar, Risto Mejide, siempre enigmático, dedica unas palabras que confundirían a cualquiera que acabara de ser dejado por la persona que quiere: "Aún así, hay algo que quiero y puedo decirte. Que pase lo que pase, a partir de ahora, voy a quererte toda la vida. Te lo prometo". A pesar de estas preciosas 'perlitas', para Risto su ex novia, tampoco se salva.