Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Santiago Mainar: "Me aproximé por detrás y disparé"

Casi tres años después del asesinato de Miguel Grima, alcalde de Fago, el único imputado se enfrenta hoy a la primera sesión del juicio. Santiago Mainar, que se declaró autor de los hechos veinte días después del asesinato, asegura ahora que es inocente y que su primera declaración se debió a la presión mediática que estaban sufriendo tanto él como su famila. El programa de Ana Rosa emite hoy esa primera declaración del único imputado en la que asegura que cuando el alcalde se bajó del coche se aproximó por detrás y disparó.
El 12 de enero de 2007, Santiago Mainar, enemigo del alcalde de Fago, tomó la decisión de terminar con la vida del alcalde. Según confesó en su primera declaración, veinte días después del asesinato, esperó al alcalde junto a la carretera y le disparó por la espalda.
"Sentí un impulso raro al pasar, como cada día, por la pista de San Juan... Fue Miguel Grima el que dirigió las obras con dinero público. A la vista está que es un desastre.., un dinero mal invertido. Sentí que esta era la gota que colmaba el vaso... Me sentí cansado de tantas barbaridades."
Según parece, el único imputado por el crimen de Fago, sabía que ese día el alcade acudiría a una reunión de alcaldes de la comarca y decidió esperar a que regresara en coche por esa vía.
"Me fui carretera abajo andando con la escopeta en una bolsa de plástico. El cartucho lo llevaba en el bolsillo... Buscaba un sitio donde esperar al alcalde. Entonces vi un lugar que me pareció bien... Observé la presencia de piedras en la carretera... Pensé: ya está... y me paré a esperar."
Según las pesquisas policiales, Santiago Mainar esperó junto a la carretera a que llegara el coche de Miguel Grima. "Cuando reconocí el coche del alcalde, salí de la cuneta... Observé como se bajaba a quitar las piedras y volvía al vehículo. Me aproximé por detrás y cuando Miguel Grima se encontraba al lado del coche, disparé... Cayó muerto al instante."
Según declaró el propio Santiago Mainar, en ese momento se acercaba al lugar de los hechos otro vehículo, el de un médico que permanecía en el pueblo largas temporadas y que, según ha apuntado Nacho Abad, era enemigo reconocido del alcalde.
Según el colaborador de Ana Rosa, el médico sobrepasa el coche de Grima y se para porque nota algo extraño. Se para y se encuentra un hombre de pie al que no reconoce y retoma la marcha.
Mainar si reconocío al médico. "Pensé que tenía que quitar al señor alcalde de allí. Le agarré por la mano o la muñeca y le arrastré hasta el otro lado del arcén... Lo dejé rodar pendiente abajo."
Tras esto, el acusado cogió el coche del alcalde y lo llevó a un paraje alejado. "Regresé andando, paralelo a la carretera y por el monte. En el camino no me crucé a nadie. Cuando llegué a casa me metí en la habitación para intentar descansar."
Un día después del crimen, Santiago Mainar intentó borrar todas las pruebas. "Dejé la bolsa con la escopeta y la cazadora en el hueco de la parte trasera del camión... Quemé el resto de mi ropa en mi casa porque temía que Iñaki, el médico vasco, terminase por reconocerla."
Sin embargo, el ADN dejado en el coche del alcalde de Fago delató a Santiago Mainar, que confesó en el acto tras ser detenido. Tres años después, se retracta de su declaración inicial y asegura que confesó por la presión a la que se vió sometido.
Las pruebas del caso
Según ha apuntado Nacho Abad, las pruebas incriminatorias contra Santiago Mainar son varias. Además de su primera confesión, la policía cuenta con varias pruebas que se expondrán en el juicio.  Si dice que no era Santiago Mainar puede ser acusado de obstrucción a la justicia y se puede enfrentar a dos denuncias.
- Residuos de disparos en las manos de Mainar (él asegura que no ha disparado un arma durante meses).
- ADN de Santiago Mainar en el coche de Miguel Grima. Todos han podido justificar la presencia del ADN y además el coche estaba dentro de una cochera cerrado, no era accesible.
- Confesó y acompañó al juez al monte a decir dónde está la escopeta
- Quiso buscar coartada pero su novia se confundió de día y dijo otra fecha distinta al día del asesinato.
El apoyo de la familia  
La familia de Santiago Mainar defiende la inocencia de su hermano y justifican su primera declaración por la presión a la que se vio sometido. "Mi hermano es inocente. Lo que pueda decir una persona tras quince días de presión, llevaba cinco días sin dormir... Fue una reacción extrema en una situación extrema. Él pensó que podían culpar a alguien inocente y tuvo esa reacción, que a veces pueden ser incontrolables", ha asegurado su hermana que no ha dudado en apuntar a un sicario como posible culpable del asesinato.