Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

'Vanity Fair', primer medio español en la Casa Blanca

'Vanity Fair', primer medio español en la Casa Blancatelecinco.es
"Yes, we can". La era Obama despega y por primera vez en este tiempo de potenciales cambios, un medio español se pasea a sus anchas por los despachos y pasillos de la Casa Blanca. Telecinco.es te adelanta en exclusiva el reportaje de 'Vanity Fair', en el que, a lo largo de 12 páginas de texto y fotos, se deja entrever al Barack más íntimo.
B ailando mariachis con Michelle, en su cine privado o con los pies encima de la mesa mientras habla con líderes de Afganistán y Pakistán. Así aparece "el dueño del mundo" en el objetivo del prestigioso fotógrafo Charles Ommanney, que fue su sombra durante dos semanas.
En exclusiva, te adelantamos también los primeros párrafos del reportero Carlos de la Vega, quien narra sus impresiones 'face to face' sobre el primer presidente de color y analiza, desde la perspectiva europea, los nuevos gestos que ya están haciendo historia en el Ala Oeste. Sigue leyendo y descúbrelo:
"Sabía que el momento más difícil para mí había llegado. Me disponía a pisar, por primera vez, el lugar más inaccesible de la Casa Blanca y notaba que entre los asistentes se respiraba un ambiente tenso, pesado. Las puertas del Despacho Oval se abrieron y allí estaba Barack Obama, el presidente de los Estados Unidos,con el teléfono en la mano.
Hablaba con los líderes de Afganistán y Pakistán en su mesa, la Big Resolute [la gran resolución], llamada así porque fue construida con las maderasde la fragata británica HMS Resolute. Saqué mi cámara de fotos y empecé a trabajar a sualrededor, tan silenciosamente como pude, pensando que en cualquier momento Obamase giraría y me diría 'Ahora no, Charles, estoy ocupado'. Pero, de repente, en un actoinconsciente, levantó sus pies y los apoyó sobre el escritorio.
Allí estaba él, el hombre más poderoso del mundo con los zapatos sobre la mesa, tranquilo, relajado. Disparé cuatro veces y salí de puntillas. En cuanto la puerta se cerró tras de mí, sonreí abiertamente a los secretarios que aguardaban. Tenía la foto'. Me lo cuenta, emocionado, Charles Ommaney, el fotógrafo que me acompaña.
Pienso en las palabras de Ommanney, en la cercanía que desprende el presidente y en cómo la Casa Blanca, situada en el número 1.600 de la Avenida Pensilvania en Washington DC, se ha convertido desde hace unos meses en un escenario donde todo el mundo es bien recibido.
Conocí a Obama viajando en dirección a Iowa. Se acercó a la parte trasera del avión donde yo estaba sentado. '¿Vienes de Madrid?', me preguntó cortés, estrechándome la mano".