Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una anciana abandonada por su propia hija

María fue abandonada por su hijaTELECINCO.ES
Él nunca lo haría. Este eslogan nos has perseguido durante mucho tiempo, pero esta vez el abandonado no es un perro sino una mujer de 71 años que se llama María. El pasado sábado por la tarde una hija dejó a su madre a las puertas del centro geriátrico ‘Nuestra Señora de Covadonga’ en la localidad asturiana de Pola de Siero y huyó en un coche conducido, supuestamente, por su pareja.
En aquel momento se encontraban dos personas en el recibidor del geriátrico y salieron corriendo para intentar alcanzar a la hija, pero no lo consiguieron. Todo esto ocurrió en torno a las ocho y media de la tarde y la anciana se quedó ya a dormir en una cama que, casualmente, había quedado libre tras la muerte de uno de los residentes. Este caso se puso en conocimiento del alcalde de la localidad, Juan José Corrales, que a su vez avisó a la concejala de Bienestar Social, Yoya Álvarez.
Por su parte, la congregación religiosa de las Hermanitas de los Ancianos Desamparados, que son quienes regentan el geriátrico, avisaron a la Policía Local que enseguida encontró a las dos hijas que tiene la anciana. Una de ellas reconoció los hechos pero alegando que su madre había pedido que la llevara al geriátrico. Esto fue desmentido por la afectada. La otra hija que tiene y con la que se contactó no tiene relación alguna con su madre desde hace dos años.
Según la declaración de María, su hija le había asegurado que estaba aceptada en el centro ya que quedaba una plaza libre. La madre superiora, Sor Matilde, ha desmentido esto ya que la residencia tiene cubiertas las 120 camas que posee y "hay una lista de espera de unas cincuenta mujeres y unos treinta hombres". Según la religiosa, "la mujer llegó con una maleta y no paraba de llorar" y desde el primer momento "la acogimos como una más". Además, por ahora, "se va a quedar de forma indefinida en la residencia porque es un caso excepcional".
El abandono de personas mayores no es algo habitual en el geriátrico pero "sí que hay hijos que dejan a sus padres y no vuelven a venir a verlos" según ha comentado Sor Matilde. También ha querido resaltar que María es una mujer que "para nada parece que tenga 71 años ya que es muy arregladita y esta muy bien de cabeza" pero a pesar de ello "vivía con su hija y no la trataba muy bien".
De momento la mujer ocupa una cama en la parte masculina del centro pero que en los próximos días debería venir un nuevo residente. Los hechos están en manos del Juzgado de Instrucción de Pola de Siero y la Guardia Civil y la Policía Nacional están estudiando el caso como un supuesto abandono.