Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Kiko Rivera no para de llorar y está hundido por el posible ingreso en prisión de su madre

La cuenta atrás para Isabel Pantoja está a punto de concluir. La tondillera puede estar disfrutando de sus últimas horas en libertad y la situación tiene totalmente desolado a Kiko Rivera. Según ha revelado María Patiño, Kiko Rivera no para de llorar y de decir que nunca pensaba que finalmente entraría en prisión. 

Isabel Pantoja trata de mantener el tipo frente a su posible e inminente entrada en prisión. Según ha revelado María Patiño la tonadillera está pasando estos difíciles momentos en Madrid en casa de una amiga y con ella está sus dos hijos, que viven angustiados esta situación.
Kiko Rivera está desolado y abatido. Así lo ha revelado María Patiño en 'El programa de Ana Rosa'. Según la colaboradora de 'AR', Kiko está hundido y no para de llorar y de decir que nunca pensaba que su madre entraría en prisión.
Doña Ana ya sabe que su hija podría entrar en prisión en los próximos días
Ante la posible entrada en prisión de la tonadillera, la familia Pantoja ha decidido informar a Doña Ana, la madre de la artista de la situación. Según ha confirmado María Patiño, Doña Ana ya sabe la complicada situación a la que se enfrenta la tonadillera, que está muy preocupada por la salud de su madre.
Se le agotan los recursos
A poco más de 24 horas para que expire el plazo para pagar la multa, a Isabel Pantoja se le agotan los recursos para eludir la prisión. El Tribunal Supremo ha tumbado la petición de los abogados de que el juicio fuera declarado nulo y el recurso de amparo al Constitucional no llegará a tiempo. Ante este panorama, a la tonadillera solo le queda que se suspenda la ejecución de la pena, ya que cumple todos los requisitos para ello: no tiene antecentes y su pena es de dos años de prisión.