Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"Le daban antidepresivos a los niños para prevenir"

Pedro fue cuidador durante dos años. Le despidieron porque la dirección del centro sospechaba que estaba pasando información a las autoridades. De hecho, él fue una de las denuncias que desencadenaron el informe del Defensor del Pueblo.
Igual que en Font Fregona . Pedro le ha explicado a Ana Rosa Quintana que la situación en el centro donde él estaba es la misma que denunció ella en su día. "La misma filosofía". Ha comentado cómo son las celdas de aislamiento. Habitaciones completamente vacías con una sábana en el suelo para que se tumbe el menor. Allí se les abandona. Si acaso, un cuidador echa un vistazo por el ventanuco.
Estos métodos, explica Pedro, están prohibidos por la ONU desde 1990 para menores. Se considera una agresión contra la salud psíquica. En su centro había visitas de un psiquiatra, pero sólo dos veces a la semana. Una cobertura muy limitada. Y a veces deficiente. Según revela, se les daban antidepresivos "para prevenir".
Lo más lamentable de la situación es que se trata de menores de familias muy desestructuradas. "De barrios como las 300 viviendas de Albacete, o las 3000 de Sevilla". Son "chicos huérfanos, hijos de padres heroinómanos o alcohólicos. Chicos que necesitan ayuda". Y no lo que dice el director de O´Belén, que trazaba un perfil de jóvenes delincuentes.
Y lo que se hace es meterlos en centros que, según el informe del Defensor del Pueblo, son "mazmorras medievales". Los chicos no pueden ni vestirse, están "como en las novelas de Dickens".