Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Todos los detalles

El lugar elegido
 
Tuvo lugar en el antiguo monasterio de Santa María Sacramenia, en un pueblo de Segovia. Más tarde, todos lo celebraron en finca el  "Coto de San Bernardo".
 
La novia
 
María lució espectacular con un diseño de Rosa Clara en gris perla muy clarito, con un corte al estilo de la reina Ginebra y mangas de gasa abullonadas. Alrededor de las mangas y del escote iba adornado con pequeñas perlas grises.  La novia acompañó el diseño con unas botas diseñadas por ella misma en tono gris y con lazos. Eligió un peinado recogido con dos pequeñas trenzas.
 
El novio
 
Vistió un chaqué de su padre, un chaleco beige y una corbata roja.
 
La madrina, espectacular
 
La madre de Alessandro eligió un traje en tonos burdeos y una mantilla negra recogida con un espectacular broche de esmeraldas. Fue una de las damas más elegantes de la ceremonia. Entre sus complementos se encontraba un fantástico collar de perlas.
 
De rojo Obregón
 
La ex de Lecquio, Ana Obregón fue uno de los testigos del enlace y estuvo muy cariñosa con todo el mundo. Eligió un vestido rojo y un abrigo rojo acompañados de un gran tocado.
 
La iglesia
 
Casi una catedral, únicamente adornada con velas.
 
En el menú
 
Primeros se sirvió un cóctel en el jardín en el que no faltó el jamón. Después los invitados pudieron degustar un exquisito consomé de foie y yema de huevo de corral, unos ravioles y carne de ciervo antes de la tarta nupcial. Una sencilla tarta de queso con arándanos. Todo lo anterior fue regado con un fabuloso vino de rioja, Contino reserva. El menú corrió a cargo de Víctor Enrich.
 
El hijo de Alessandro
 
Vestido también con chaqué, estuvo en el altar en todo momento acompañando a su padre.
 
Tras la comida
 
Un DJ animó la velada.
 
Ni una flor
No había ni una sola flor en la iglesia, ni en los centros de mesa. Las mesas contaron como única decoración con una hoja de otoño y muchas velas.
 
Sin recuerdos
 
Los novios decidieron no dar ningún regalito de recuerdo.
 
Sin fallos
 
Fue una boda muy clásica, muy ordenada, en la que nada salió mal.
 
Lo más abundante
 
Los tocados, unos más acertados que otros, fueron la nota predominante del enlace.
 
Algunos invitados
 
Ana Obregón, Boris Izaguirre, Ana Rosa Quintana, María Patiño, Jaime Peñafiel, Jesús Mariñas, Pitita Ridruejo, Javier Sardá, María Teresa Campos…
 
Las joyas
 
María lució unos pendientes de más de 100 diamantes, diseñados por ella misma y de la firma Twins.
 
Lista de bodas
 
Al igual que el resto de listas de bodas, incluía unos objetos un tanto inusuales: Unas servilletas de papel de 55 euros, 21 sofás, una bola de cristal, un sencillo rayador de 90 euros, varios manteles individuales a 420 euros y unas cuantas perchas.