Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rafael, superviviente del naufragio: "Estamos vivos porque nadie entró en pánico"

Diez días después del naufragio de la embarcación turística en la que viajaba, Rafael ha relatado en 'El programa del verano' cómo sucedieron los hechos y cómo consiguieron llegar a una isla situada a unos cinco kilómetros del punto donde naufragaron. "Encayó a las cinco horas y pensábamos que la embarcación podía estar dañada", ha explicado Rafael, que se ha quejado del trato recibido por las autoridades indonesias. "Allí o pagas a la policía o no empiezan a investigar."

"La embarcación iba muy rápido. El barco estaba fuera de control. A las cinco horas ya había encayado en un arrecife de coral y todos pensamos que no era normal que una persona con experiencia encayara a las cinco horas." Así recuerda Rafael las horas previas al naufragio de la embarcación turística en la que viaja junto a su novia.
Horas después, sus temores se hacía realidad. "Se hundió en cuestión de minutos. Desde que nos avisó el guía de que había un aguejero en el casco hasta que salimos al agua pasaron 20 minutos", ha relatado Rafael, que ha confirmado que nada más subir al barco comprobaron que había chalecos salvavidas para todas las personas que iban a bordo. "Menos mal que lo comprobamos porque fueron vitales", ha dicho Rafael, que ha asegurado que no eran conscientes de la falta de medidas de seguridad. "Sabemos que allí hay barcos que van sobrecargados y que no tienen medidas de seguridad pero nosotros vamos en barcos turísticos por los que pagamos un alto precio. Cuando vamos al puente de mando vemos que no hay gps, que no hay radio, que no hay nada."
Muy afectados por la desaparición de Jorge y Víctor
En el momento del naufragio, Rafael y María permanecieron junto a Víctor y Jorge, los dos españoles desaparecidos. "Saltamos al agua los cuatro y en los primeros momentos estuvimos juntos. Hasta las 10.00 h. o las 11.00 de la mañana nadie hablaba. Sentíamos una gran incertidumbre porque no sabíamos qué iba a pasar, aunque teníamos la esperanza de que alguien fuera a por nosotros", ha dicho Rafael, que ha asegurado que fue el propio guía quien les dijo que nadie iba a ir a buscarlos. "En ese momento me di cuenta de que no nos podíamos quedar y empezamos a barajar opciones. Podíamos ir a nado a la isla porque la veíamos lejos pero asequible o quedarnos ahí. Decidieron intentar llegar a nado. Fue entonces cuando los perdieron. "Se quedaron con el grupo de 13 que fueron rescatados."
Sin embargo, Jorge y Víctor ya no estaban con el grupo cuando fue rescatado. "El escenario no es el mejor. Es un mar complicado. Todo lo que no sea estar en la isla o cerca de ella no es bueno y cualquier corriente les ha podido llevar lejos", ha dicho Rafael, que está muy afectado por la desaparición. "Nos cuesta dormir, llevar el día a día, es importántísimo volver a la vida normal pero que Jorge y Víctor sigan desaparecidos nos afecta mucho", ha explicado Rafael, que ha asegurado que la situación de la familia de Víctor y Jorge es muy complicada y que son las familias las que se están haciendo cargo de la búsqueda. 
Mantener la calma fue clave para sobrevivir
Durante ocho horas, Rafael y María nadaron para alcanzar la isla. "Fuimos rescatados por un barquito de pescadores cuando nos quedaba hora y media", ha explicado Rafael, que ha asegurado que mantener la calma fue clave. "Estamos vivos porque nadie entró en pánico. Todos éramos muy conscientes de las situación. Si hubiéramos entrado en pánico no hubieramos sobrevivido. La serenidad fue vital, sobre todo cuando decidimos ir a nado."
La travesía a nado fue muy dura. "María tiró de mí. Ella es más fuerte que yo y es mejor nadadora. Parábamos y nos preguntábamos qué tal... era vital mantener la moral porque sabíamos que era un tema mental. Tienes que ser consciente de que solo hay un objetivo. Solo queríamos volver a España y estar aquí con nuestras familias y amigos porque son los que lo han sufrido."
"Allí o pagas a la policía o no empiezan a investigar"
Tras la tragedia, Rafael, María y el resto de supervivientes piden que se abra una investigación y se depuren responsabilidades. No está siendo fácil. "Hablamos con el patrón y nos dijo que no era responsable porque era un barco de alquiler. No tenía remordimientos, no tiene seguro, nos dijo que el gobierno era el que tenía la culpa y nos colgó", ha dicho Rafael, que ha pedido al gobierno español que intervenga. "Me gustaría que el gobierno instara a Indonesia a que hubiera una investigación porque no la va a haber."
El trato de las autoridades indonesias tras el naufragio no fue el esperado por los superviventes. "Nos costó mucho que nos metieran en un hotel, que nos dieran unas atenciones y nos dijeron que ya éramos cuestión de nuestras embajadas", ha explicado Rafael, que ha asegurado que ha sido imposible denunciar los hechos. "Hemos estado una semana tratando de denunciar y la policía no quería que denunciáramos. Allí o pagas a la policía o no empiezan a investigar. Nos sentimos decepcionados y queremos que haya una investigación porque puede volver a pasar. Sabemos que están saliendo barcos en ese mismo itinerario miércoles jueves y sábados. Volverá a pasar", ha sentenciado Rafael.