Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El miedo de Belén Esteban

La Princesa de San Blas todavía no puede pasar página. Si el lunes anunciaba en exclusiva para 'Sálvame' su divorcio de Fran, con el que se había casado en junio de 2008, ahora le preocupa que él rompa su silencio. Tiene miedo a que su marido hable y explique los motivos de la ruptura, de los que ella se resiste a hablar.
A Belén Esteban le ha durado poco la alegría de su éxito en '¡MQB!', donde anoche empató con Carmen Lomana en el primer puesto y decidió cederle el paso a la final. Tras decidir ponerle punto y final a un matrimonio en constante crisis y anunciarlo entre lágrimas en el programa del que es co presentadora, lo que le preocupa ahora es que Fran rompa el acuerdo de confidencialidad. Y es que su futuro ex marido se vio muy sorprendido cuando la vio contándolo todo por televisión.
Al parecer, como ocurre con muchas parejas famosas, Fran y Belén decidieron no hablar de la ruptura ante los medios y de esta forma 'La Esteban' podría haberse saltado este pacto. Sin embargo, Miguel Ángel Nicolás asegura que "el acuerdo moral" (y no escrito) se refiere a "hablar de las causas" de la separación, por lo que "Fran no está enfadado".  De todas formas el temor de Belén, que se niega a hablar del tema, es normal ya que "Fran estuvo a punto de ir a un plató" en su anterior ida (¿o venida?), ha añadido el colaborador de 'El programa de Ana Rosa'.
El perro, objeto de discordia
Sentimientos a parte, lo que más difícil está resultando a la pareja es llegar a un acuerdo respecto al perro que compraron ya estando casados. Podría ser el objeto de la discordia. Se habla de que Fran quiere quedarse con él y sin embargo la que tendría que hacerlo es la hija de la de San Blas, Andrea Janeiro.
El perro, del que no aparece ninguna referencia en el acuerdo de divorcio, fue un regalo que la pareja hizo a la pequeña por su cumpleñaos y de hecho, por el momento, el can está en posesión de Belén.  Actualmente el matrimonio se encuentra en fases de divorcio pero todavía nos pueden dar una sorpresa. Aunque hayan firmado los papeles, están en tiempo de ir al Juzagado a dar marcha atrás y ratificarlo. ¿Tendremos sorpresa?