Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Siete mujeres, en portada por la igualdad

Con motivo de El Día Internacional del Trabajo, 'Zero' dedica su número 107 a todas las mujeres que luchan, cada día, por hacerse un hueco en la sociedad y derribar estereotipos. Aunque se han realizado importantes progresos por conseguir una igualdad plena entre hombres y mujeres, aún queda mucho. La creación de El Ministerio de Igualdad, con Bibiana Aído al frente, responde a una petición formulada por numerosos sectores concienciados con la problemática de la mujer. Abre, además, la puerta a una mejor coordinación y resolución de aspectos relacionados con los malos tratos, la desigualdad laboral, el abuso sexual, etc.
 
Ana Rosa , con su particular lucha en contra de la violencia de género, es una de las caras que protagoniza esta portada. Junto a ella, compañeras de profesión como Montserrat Domínguez, las políticas Trinidad Jiménez y Celia Villalobos, las artistas Malú y Concha Velasco y la deportista Blanca Fernández también se unen a la causa. 
 
Todas ellas, muy comprometidas con la lucha por la igualdad de derechos, contestaron a una pregunta casi obligada formulada por la publicación. '¿Por qué no existe la visibilidad de la mujer lesbiana?'. "Quizás sea porque las lesbiana tienen la carga de ser mujer", responde Malú.  Si, aún muchas mujeres son despedidas por quedarse embarazadas, es difícil que se acepten otras visiones de su sexualidad. A este respecto, Blanca Fernández explica que a lo largo de su carrera tuvo en numerosas ocasiones, ganas de ser madre y 'se tuvo que aguantar".
 
Ana Rosa, por otro lado, destacó la dificultad de toda mujer para hacerse un hueco en el mundo laboral. "Es una profesión muy abierta hasta que llegas a la moqueta (...), parece como si por poner el tacón, fueses a hacer agujeros". Montserrat Domínguez, coincide. "Hay una tendencia a confiar en el profesional hombre" y Celia Villalobos destaca las dificultades de una mujer política. "A nosotras se nos critica hasta por la ropa que llevamos".
 
Tabúes, fronteras, diferencias, exigencia, discriminación y, finalmente, soledad. Todavía queda mucho por lo que luchar.