Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La policía identifica a los primeros sospechosos

Según afirma en un artículo la publicación, podría tratarse de un empresario amigo de José Luis Moreno. Este tendría relación con una prenda de moto que se halló el día del robo. A esta pista se añaden otras como que los ladrones conocían perfectamente la distribución de la casa, ya que fueron directamente a las cajas fuertes. Además, no hablaron en ningún momento, probablemente para, señala el artículo, no ser reconocidos.
 
José Luis Moreno, en todo momento, ha afirmado que "prefiere no pensar que ha sido una persona próxima". Pero, a tenor de la información proporcionada por 'La Razón', tal vez sí pertenezca al entorno del productor.
 
Nacho Abad, sin embargo, posee una información distinta. Se ha puesto en contacto con fuentes policiales que niegan en rotundo tener sospechoso alguno. De hecho, explica que el artículo miente en dos datos fundamentales. No es cierto que no hablaran. Se pusieron en contacto con el servicio para cerciorarse de que no iba a llegar ninguna persona a la casa. Su acento era del este. Además, el artículo indica que hicieron dos llamadas, cuando en realidad sólo fue una. Informaciones erróneas que hacen dudar de la existencia de un sospechoso real.
 
En total, José Luis Moreno calcula que le robaron 300.000 euros entre dinero, relojes y joyas. A pesar de ello, sigue viviendo en su casa con normalidad aunque ha aumentado, por supuesto, las medidas de seguridad.